Hablar de Tequila es hablar de México, de sus tradiciones, de su cultura, de su gente. Y es que el Tequila es uno de los grandes tesoros milenarios que tiene este país; es denominada “la bebida nacional por excelencia” y el perfecto compañero para momentos de alegría, festejo y por supuesto de tristeza.

El origen del Tequila se remonta a tiempos de la conquista (siglo XVI), cuando era denominado vino mezcal, para posteriormente convertirse en Tequila tras la inclusión del proceso de destilación.

El tequila, es la primera Denominación de Origen Mexicana (DOT) desde 1974 año en que publicó la Declaratoria de Protección, cuenta con una Norma Oficial Mexicana (NOM-006) y con un organismo evaluador de la conformidad que es el Consejo Regulador del Tequila (CRT), resultado del esfuerzo de la agroindustria tequilera motivados por un objetivo común, hacer de nuestra bebida emblemática ¡el Regalo de México para el Mundo!

El Estado Mexicano es el titular de este patrimonio nacional cuya administración recae en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y este año la DOT cumple 46 años.

Actualmente México cuenta con 18 Denominaciones de Origen de las que dependen más de 500 mil familias en 22 Estados de la República.

La Norma del Tequila establece entre muchas otras cuestiones, las categorías y clases de Tequila; como categorías encontraremos la categoría Tequila y la categoría 100% de agave, y de cada una de ellas emanan cinco clases: blanco, joven, reposado, añejo y extra añejo. Aquí sus diferencias:

El territorio protegido por la Denominación de Origen Tequila (DOT) comprende 181 municipios de cinco estados de la República Mexicana: 125 Municipios de Jalisco (el estado en su totalidad), 30 municipios de Michoacán, 11 de Tamaulipas, 8 de Nayarit y 7 de Guanajuato, sólo en este territorio se pueden establecer las plantaciones de agave tequilana weber variedad azul (materia prima para la elaboración del Tequila) y destinarlas a la agroindustria tequilera, y sólo en este territorio se pueden establecer las empresas productoras de Tequila.

El agave tequilana weber variedad azul es una de las más de 200 variedades de agave con las que cuenta México y es la única especie permitida para la producción de la bebida nacional mexicana por excelencia.

 El Tequila es una de las bebidas más reguladas en el mundo, a través del tiempo ha elevado sus estrictos estándares de calidad, para convertirse hoy en una de las bebidas espirituosas favoritas de los consumidores.

Para su elaboración, el tequila pasa por un proceso de hasta 10 años para llegar a una botella; y cada paso es verificado por el Consejo Regulador del Tequila y sus capital humano que todos los días están en fábrica y campo trabajando por y para el Tequila.

Todo comienza con la plantación del hijuelo del agave dentro del territorio protegido por la Denominación de Origen Tequila; posteriormente deben pasar entre 5 y 7 años para que el agave pueda ser jimado. La jima es la actividad de retirar las hojas del agave para obtener la “piña”, que será la parte de donde se extraerán los azucares necesarios para el tequila.

Esta actividad se considera uno de los grandes legados de la producción de tequila, puesto que no existe una escuela que enseñe a jimar, sino que es una enseñanza que va pasando de generación en generación.

Una vez que el agave ha sido jimado, es llevado a las fábricas productoras de tequila para el proceso de hidrólisis, misma que se lleva a cabo en hornos de mampostería o autoclaves en donde se le aplica vapor a las piñas de agave.

Posteriormente vendrá la etapa de extracción, momento en que los carbohidratos o azúcares contenidos en las piñas de agave deben ser separados de la fibra, esta extracción se realiza comúnmente con una combinación de desgarradora y un tren de molinos de rodillos.

Es en este punto cuando inicia la formulación de alguna de las dos categorías de tequila: categoría tequila o 100% de agave. El resultado de esta operación es el mosto fresco, listo para iniciar la fermentación. Para la Fermentación los azucares presentes en los mostos son transformados, por acción de las levaduras, en alcohol etílico y bióxido de carbono. En esta etapa, también se formarán otros compuestos que contribuirán a las características sensoriales finales del Tequila; y finalmente viene la doble destilación.

El Tequila obtenido puede tener varios destinos como son; el envasado como tequila blanco, su abocamiento y envasado como tequila joven o bien puede ser enviado a maduración para la obtención de tequila reposado, añejo o extra añejo.

El proceso finaliza en el Consejo Regulador del Tequila con el análisis en laboratorios de cada lote de Tequila, para terminar de verificar que la bebida cumpla con los estándares establecidos en la Norma, y que se trata de un producto auténtico.

El Tequila en números

Anualmente se producen más de 350 millones de litros de tequila.

Se exporta alrededor de 245 millones de litros al año.

Existen 163 empresas productoras de Tequila.

Se consumen 65 millones de agaves al año aproximadamente.

Más de 70 mil familias viven de esta agroindustria.

Ingresan a México, 2 mil millones de dólares americanos resultado de sus exportaciones.

Aporta al Estado Mexicano más de 6 mil millones de pesos solo del impuesto IEPS.

Es la Marca País más importante de México.

Somos mexicanos y el tequila es nuestro orgullo.

Más información en el Consejo Regulador del Tequila www.crt.org.mx

Branded Content

Branded Content es la unidad de contenido comercial de El Economista que da valor a las marcas con contenido que vale la pena leer.