El consejo de Telefónica aprobó este martes el plan de reducción de plantilla de su filial española mediante bajas incentivadas, conocido como PSI, que previsiblemente afectará a unos 5,000 empleados en total, de los que se prevé que puedan acogerse unos 3,000, es decir, 11% de los actuales 26,000 empleados de la filial española.

El plan se aplica a los empleados nacidos en 1966 o antes, es decir, que este año cumplan 53 años, y que tengan más de 15 años de antigüedad en la compañía. La cantidad total de empleados que puede acabar suscribiendo el plan de bajas no se puede determinar de antemano, ya que, al igual que en la última ocasión, se trata de un plan totalmente voluntario. En cualquier caso, fuentes del sector señalan que previsiblemente, en base a la experiencia de otros planes del pasado, la cifra total de empleados que finalmente asumirán el plan será de los 3,000 mencionados anteriormente, y que el coste aproximado del plan sería de 1,600 millones de euros.

Los ahorros anuales promedio de gastos directos tras la aplicación del plan se situarían alrededor de 220 millones de euros a partir del 2021. En cualquier caso, según señaló la compañía, “el impacto en generación de caja sería positivo desde el primer año, si bien dependerá de las condiciones finales negociadas y el grado de adhesión al plan”.

Además, la compañía ha puesto en marcha un amplio plan de formación en capacidades digitales para su plantilla en España. Según la compañía, se trata de plan de formación, reskilling y upskilling que permita mejorar las capacidades y aprovechar todas las oportunidades de la plantilla actual, con foco en las nuevas necesidades del negocio (digitalización, robotización y automatización de procesos), que permitirá la generación de eficiencias adicionales, refirió.

Torres

Por otra parte, Telefónica también acordó este martes estudiar cómo poner en valor de la mejor forma posible sus torres de telecomunicaciones. Por eso, una de las posibilidades es el traspaso a su filial de infraestructuras Telxius de más emplazamientos de telecomunicaciones fijas, en el convencimiento de que el negocio que proporcionan estas torres es mucho más valorado en el balance de las compañías especializadas de infraestructuras, como las compañías de torres, que en el de las operadoras de telecomunicaciones convencionales.

La compañía opera actualmente 130,000 emplazamientos, de los que 68,000 son en propiedad, y de ellos cerca de 50,000 son elegibles, es decir, que podrían traspasarse para monetizar su valor. Telxius, la empresa de infraestructura de telecomunicaciones de Telefónica, es propietaria de aproximadamente 18,000, y los aproximadamente 50,000 restantes son propiedad de otras filiales del grupo. Más de 60% de estos emplazamientos está ubicado en sus cuatro principales mercados (España, Reino Unido, Alemania y Brasil).