Al jefe de una planta de manufactura de electrónicos le llega una alerta a su tableta: se ha registrado una falla en una de las maquinarias de ensamble. Rápidamente acude al área de producción, guiado por una aplicación que le indica cuál la maquina sufrió la avería, dónde está ubicada exactamente, y cómo llegar hasta ahí.

Una vez en el lugar, puede ver en su tableta un modelo tridimensional de la máquina. La aplicación detalla específicamente qué parte ha sufrido daño y si necesita reparación.

Es momento de tomar la decisión que tenga el menor impacto en el proceso de producción. ¿Reparar la pieza, reemplazarla o postergar el mantenimiento de la maquinaria?

La aplicación analiza el impacto que tendrá la reparación sobre la producción basado en diversos factores, como el costo de las refacciones, los horarios y el tiempo en que se tendrá que detener el funcionamiento de la máquina, así como el de arranque.

Desde la tableta, el jefe de la planta de manufactura puede ver que la opción más idónea es el reemplazo de la pieza defectuosa por una fabricada internamente en una impresora 3D, y el horario de la reparación deberá programarse de las 16:00 horas a las 21:00 horas.

Este escenario es, de hecho, una de las propuestas que la firma de tecnologías empresariales Infor está desarrollando en sus laboratorios, llamada manufactura mágica , que este jueves presentó durante el encuentro Infor on the Road en México.

La idea de esta solución es conjuntar cuatro tecnologías reconocidas por su potencial de revolucionar industrias y los procesos de producción: dispositivos móviles que integran sistemas de geolocalización en lugares cerrados, analítica de datos, Internet de las cosas (máquinas conectadas entre sí que generan información sobre su funcionamiento y entorno) e impresión en tercera dimensión.

Las máquinas generalmente fallan, pero con base a tecnologías de geolocalización en los dispositivos, podemos saber dónde está la máquina dañada, tener una visualización en tercera dimensión y con los sensores y la analítica determinar cuáles son las fallas, decidir si se repara y mostrar el impacto , explicó Soma Somasundaram, vicepresidente de Producto de Infor.

La impresión 3D también representa un potencial beneficio para las industrias pues su masificación se traducirá en un mayor ahorro en la construcción de prototipos y un enfoque a la innovación, así como una mayor eficiencia en los sistemas de producción.

Esa impresora en 3D la tenemos en un laboratorio en Holanda. Estamos trabajando en conceptos y estamos invirtiendo en horas, en esfuerzo y en neuronas porque entendemos que eso es una buena alternativa para la industria el poder tener esa opción y poder solucionar un problema en la casa con este tipo de tecnología nueva , dijo Lisandro Sciutto, director de Producto de Infor en América Latina.

En México también existe un amplio potencial para el Internet de las cosas. De acuerdo con el Índice Qualcomm de la Sociedad de la Innovación, elaborado por esta firma tecnológica en conjunto con el despacho de investigación Convergencia Research, sólo 1.5% de las líneas móviles en el país corresponden a conectividad entre objetos, cuando el promedio mundial asciende a 3.21 por ciento.

Datos de la tecnológica Cisco calculan que la interconectividad de las cosas ya asciende a 613,000 millones de dólares a escala global, y en México alcanza los 9,200 millones de dólares.

Tenemos ya las interfaces, la parte de cómo llegar hasta la pieza, llegar al diagrama de la pieza y la especificación de la pieza hasta llevar eso a la impresora. Es el concepto de Internet de las cosas: es la máquina integrada con nuestra herramienta de integración, hablando con la herramienta de gestión y mantenimiento. Necesitamos armarlo por el tema de usabilidad para ver dónde vamos , agregó Sciutto.

El directivo agregó que la compañía está en la búsqueda de clientes que quieran hacer un desarrollo conjunto para lanzar comercialmente este tipo de soluciones.

Durante el primer semestre de su año fiscal 2014 (junio-noviembre del 2013), Infor invirtió 185.5 millones de dólares, lo que representó el 13.7% de sus ingresos durante ese periodo. Esta cifra además significó un aumento de 10.5% respecto al mismo periodo del año anterior.

Es muy interesante cómo la tecnología nos está ayudando en el día a día, cómo vamos a poder encontrar un defecto y reportarlo a través de una aplicación móvil con un clic. Va a ser mucho más fácil la interacción , concluyó el directivo.

julio.sanchez@eleconomista.mx

apr