Estados Unidos pidió incrementar la regla de origen en autopartes a un rango de entre 72.5 y 85%, desde un intervalo presente de entre 50 y 62.5%, en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Tal posicionamiento fue destacado en un reporte elaborado por John Holmes y Brendan Sweeney, del Centro de Investigación de Política Automotriz y financiado por el gobierno de Canadá.

En forma desagregada, el gobierno de Donald Trump propuso subir el valor de contenido regional de la actual tasa de 62.5% a una de 85% para los automóviles, motores y transmisiones.

Como parte igualmente de las reglas de origen, también dijo que quiere aumentar la tasa vigente de 60% hasta una de 85% a las autopartes que se encuentran mencionadas en la actual lista de rastreo, la cual contiene 29 categorías de partes, de las cuales se debe rastrear el valor no originario a través de todas las etapas de ensamblaje. Finalmente, el gobierno de la Casa Blanca pretende escalar de 50 a 72.5% el contenido mínimo regional requerido para otras autopartes.

De acuerdo con Holmes y Sweeney, modificaciones significativas a las reglas automotrices del TLCAN podrían interrumpir las cadenas de suministro, cambiar la estructura de la industria automotriz, aumentar los precios de los vehículos o reducir la competitividad de los vehículos fabricados en América del Norte.

Como una regla especial, no establecida en ningún otro tratado de libre comercio, Estados Unidos ha demandado que exista una norma de origen nacional, en la cual se establezca que los automóviles deben contar con un contenido estadounidense de 50 por ciento. Las reglas de origen son los criterios necesarios para determinar la procedencia de un producto. Su importancia se explica porque los derechos y las restricciones aplicados a la importación pueden cambiar según el origen de los productos importados.

Las prácticas de los gobiernos en materia de normas de origen varían en forma considerable. Si bien se reconoce universalmente el criterio de la transformación sustancial, algunos gobiernos aplican el criterio de la clasificación arancelaria; otros, el criterio del porcentaje ad valorem, y otros más, el criterio de la operación de fabricación o elaboración.

El gobierno estadounidense ha indicado que buscará reglas de origen más estrictas en la renegociación del TLCAN. En los objetivos de negociación de este acuerdo comercial establecidos por la Representación Comercial de la Casa Blanca, la Administración del presidente Trump declara que “garantizaría que los beneficios del TLCAN se destinen a productos genuinamente fabricados en los Estados Unidos y América del Norte”.

Al diferenciar los bienes fabricados en Estados Unidos frente a los de América del Norte, el gobierno de Trump persigue un mayor porcentaje de contenido de Estados Unidos en los productos para recibir beneficios del TLCAN. Éste ha sido un punto que Canadá y México han puesto atrás de la “línea roja”, enfatizando su rechazo, sin discusión.

Las reglas de origen del sector automotriz son uno de los temas de mayor controversia entre los tres países y tiene una especial relevancia en la séptima ronda de negociaciones que se celebra en la Ciudad de México, desde el domingo y hasta el 5 de marzo, porque el gobierno de México ha dicho que presentará una contrapropuesta, tras conocerse primero la propuesta de Estados Unidos y luego otra de Canadá.

séptima ronda: día tres

  • Después de dos días de reuniones técnicas, los jefes negociadores se incorporarán hoy a la séptima ronda de renegociación para dirigir el rumbo del TLCAN.
  • Al hotel sede de la zona de Polanco, donde ya se instaló el Cuarto de Junto, llegarán, por el equipo de México, Kenneth Smith Ramos; de Estados Unidos, John Melle, y de Canadá, Steve Verheul.
  • Serán instaladas 30 mesas de trabajo, con 52 sesiones, y en este tercer día continuarán las discusiones sobre reglas de origen, prácticas regulatorias y movilidad laboral.
  • En las mesas se incluirán los temas de propiedad intelectual, remedios comerciales y servicios financieros, de acuerdo con el calendario compartido por la Secretaría de Economía (SE).

lo llaman a consultas

Negociador clave de EU regresa a Washington

Estados Unidos llamó a su negociador sobre reglas de origen del sector automotor en las rondas para modernizar el TLCAN para consultas en Washington, retrasando las conversaciones en México en torno al controvertido tema, dijeron el lunes tres funcionarios mexicanos y canadienses.

Uno de los funcionarios dijo que el negociador, Jason Bernstein, había sido llamado para reunirse con las armadoras estadounidenses y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y que debía regresar esta misma semana.

Canadá, México y Estados Unidos iniciaron el domingo la séptima ronda de conversaciones para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). El cambio en los planes interrumpió el cronograma de conversaciones de comienzos de esta semana sobre la propuesta estadounidense de endurecimiento de las reglas de origen automotrices y de contenido estadounidense, a lo que la industria se opone.

No estuvo inmediatamente claro si la interrupción fue un revés o podría ayudar a conducir a un avance. “Lo que he escuchado es que ha vuelto a Washington porque aparentemente se van a reunir con los tres (fabricantes) de Detroit. Si ese es el caso, eso es realmente positivo”, dijo Flavio Volpe, presidente de la Asociación de Fabricantes de Partes de Automóviles de Toronto. (Reuters)

empresa, expectante

Rassini, preparado para cualquier escenario

El fabricante de autopartes Rassini está a la expectativa de los avances y resultados que deriven de las negociaciones para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en el apartado de las reglas de origen de la industria automotriz.

“No puedo dar grandes avances porque estamos en espera de que se definan (reglas de origen). No sabemos qué va a pasar, algunos dicen que se va a posponer después de las elecciones y otros sugieren que puede concluir en la séptima ronda”, explicó Edgar Landeros, analista financiero y encargado de la relación con inversionistas de la autopartera mexicana.

El 25 de febrero arrancó la séptima ronda de negociación del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el cual finalizará el próximo 5 de marzo.

Mientras continúan las negociaciones en la materia, Landeros destacó que “Rassini está preparado para cualquier escenario”.

El 90% de las ventas de la compañía se genera de América del Norte. El año pasado, las ventas totales en este mercado sumaron 16,223 millones de pesos, 8% más a lo reportado en el 2016.

Rassini es el principal productor de componentes para suspensión de vehículos comerciales ligeros en el mundo y el único productor de discos para freno en América. (Judith Santiago)

rmorales@eleconomista.com.mx