En el mercado mexicano de TV de paga se identifican precios bajos y asequibles, resultado del impulso competitivo entre operadores. Ello, aunado a los elevados niveles de satisfacción y calidad del servicio, han impulsado su contratación y preferencia entre los hogares del país.

Dinámica Tarifaria

Un análisis reciente de precios promedio de paquetes básicos de TV de paga realizado por The Competitive Intelligence Unit, con una muestra de países de Latinoamérica, identifica que México registra el nivel más bajo de tan sólo 26.3 dólares en Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), casi dos veces menor al promedio regional (42.7 dólares PPA) y del alcanzado en Argentina (52.5 dólares PPA).

Estos bajos niveles de precios han sido atribuibles a la dinámica competitiva presente en el mercado que ha generado incentivos a la provisión de paquetes de bajo costo que ofrecen los operadores de TV de paga, así como a la introducción de paquetes triple play con llamadas ilimitadas, mayores velocidades de internet y TV de paga, dinámica impulsada en su momento con el lanzamiento de ofertas disruptivas por parte de izzi, de Grupo Televisa.

A su vez, en el país se destina el menor gasto ponderado por ingresos anuales en la contratación de paquetes básicos de TV de paga: tan sólo 1.6%, la mitad del promedio (3.2%) registrado por el conjunto de países latinoamericanos. Ello, a partir de la oferta disruptiva de paquetes básicos a precios asequibles de VeTV (Sky) y Dish.

Asimismo, el impulso competitivo presente en el mercado ha resultado en una contención de los precios del servicio ante las presiones cambiarias, por el incremento del valor del dólar frente al peso mexicano y el alza generalizada de precios de la economía (inflación). Estos últimos ascienden a 47.0 y 16.3%, respectivamente, entre enero del 2014 y diciembre del 2017, mientras que el alza acumulada en precios de la TV de paga se ha limitado a 9.2%, 5.1 y 1.8 veces inferior al incremento registrado en los indicadores referidos.

La estrategia de los operadores de TV de paga ha sido mantener sus precios para así mantener la preferencia y asequibilidad en la contratación del servicio entre los hogares del país, a costa de un estrechamiento de sus márgenes de ganancia.

Esta circunstancia se refleja en la propensión de gasto para adquirir el servicio, puesto que el precio promedio que potenciales usuarios están dispuestos a pagar para hacerse de éste (225 pesos) es 10.2% menor al precio promedio observado (202 pesos) de los paquetes básicos de TV de paga ofrecidos por VeTV (Sky) y Dish.

En este sentido, el precio de TV de paga no representa una barrera al acceso, debido a que la propensión de gasto resulta mayor a los precios reales de entrada para adquirir el servicio. Por lo que su nivel de asequibilidad se mantiene para los hogares mexicanos en términos tarifarios.

Calidad de las Redes de TV de Paga

Otros elementos que caracterizan la oferta de TV de paga son los altos estándares de calidad. Durante el tercer trimestre del 2017 (3T17), la herramienta Soy Usuario, desarrollada por la Profeco en colaboración con el IFT, muestra que la TV de paga se ostenta como el servicio con el menor número de inconformidades registradas por fallas en el servicio, con una proporción de 7.1% entre el total telecomunicaciones en México.

Esta cifra sitúa al servicio de TV de paga en el primer lugar en términos de calidad. En contraste, la telefonía móvil (65.8%) y el Internet fijo (15.8%) acumulan, en su conjunto, 81.6% de las inconformidades totales.

Destaca a su vez que entre los operadores de TV de paga, aquel que menor número de inconformidades presenta es Sky con 1.3% del total, muy cercanamente se ubica Cablecom (Grupo Televisa) con una razón de 2.0 por ciento. Las fuertes inversiones en infraestructura del grupo económico, 79.4% del total ejercido por los operadores de TV de paga y servicios convergentes en el 2016, lo posicionan en los primeros lugares de calidad del servicio.

Consideraciones Finales

Ante estas métricas, se manifiesta la elevada asequibilidad y calidad del servicio de la TV de paga entre los servicios de telecomunicaciones ofrecidos al consumidor final. Es a partir de estas condiciones que el mercado registra una contratación entre hogares (67 de cada 100) de las más altas en Latinoamérica y la mayor entre servicios residenciales en México.

Todo ello atribuible a la provisión del servicio a precios asequibles, así como a los altos estándares de calidad, tanto en su comparativo al interior de la industria de telecomunicaciones, como en perspectiva regional.

Es por ello que cualquier intento de regulación a sus agentes económicos podría causar un desbalance en la dinámica registrada hasta ahora, tal que podría producirse una regresión en las condiciones ofrecidas. Ello, en detrimento del bienestar de los consumidores.