El director de Inmobiliaria Fumisa, Ruffo Pérez-Pliego, aseguró que su equipo de abogados evalúa la posibilidad de acudir a un panel de despeje de controversias en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para hacer valer sus derechos en el conflicto que los enfrenta con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), respecto de la tenencia y vigencia del contrato entre las partes para explotar comercialmente espacios de la Terminal 1.

Bajo el Tratado de Libre Comercio, hay un capítulo de arbitraje donde las empresas de Estados Unidos tienen derecho a acudir en casos de que el Estado mexicano viole sus derechos , comentó.

En entrevista, el Director de la filial de Advent International manifestó que en los últimos 15 días directivos de la terminal y funcionarios de otras dependencias han convocado a algunos de los arrendatarios para presionarlos a que firmen contratos directos con ellos, a pesar de que deberá ser el Juez federal del Juzgado Quinto quien determine al poseedor de los derechos de arrendamiento.

Por ejemplo, dijo, la semana pasada hubo un par de reuniones con arrendatarios de casas de cambio en las que estuvieron representantes del Servicio de Administración Tributaria y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y les dicen que es necesario que tengan un domicilio reconocido para que puedan seguir operando y que es el que aparezca con el contrato de arrendamiento firmado por el aeropuerto .

Pérez-Pliego también refirió que algunas aerolíneas les han informado que los han contactado funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil para pedirles que firmen un nuevo contrato con la terminal, aunque no mencionó el nombre de alguna empresa afectada.

CERTIDUMBRE JURÍDICA

El Director de Fumisa considera relevante que exista una mesa de diálogo entre las partes para encontrar una solución al diferendo, que podría incluir una prórroga del contrato para que se alcance la Tasa Interna de Retorno (TIR) establecida en el principio, 12.82%, o que la terminal pague el faltante de la inversión realizada en 1991. Oficialmente, se ha logrado una TIR de 5.01 por ciento.

Sin embargo, para el director del AICM, Alfonso Sarabia, la empresa ya recuperó su dinero e incluso tuvo un excedente de 6,000 millones de pesos. A la fecha no se han encontrado las partes.

Durante el 2013, gran parte del año tratamos de acercarnos, incluso con contactos diplomáticos, a través de la Embajada de Estados Unidos, como subsidiaria de una compañía estadounidense, pero no había esa disposición para escuchar el tema , comentó.

Aun el jueves pasado, el ejecutivo entregó una nueva solicitud de reunión al AICM, en la cual también se les invita a cesar las medidas de presión a los arrendatarios.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx