La puesta en marcha del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC) representa una “luz en el túnel” para la reactivación de la economía mexicana en estos momentos, así que el mayor reto está en el gobierno mexicano para apostar por el estado de derecho e incentivar los capitales de los inversionistas que quieren llegar a nuestro país, sostuvo Claus Von Wobeser, presidente de la Cámara Internacional de Comercio (ICC) para México.

El nuevo acuerdo comercial posee todo el potencial para atraer inversiones a la región de Norteamérica, como lo hizo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de permitir el crecimiento de 1% al PIB, pero falta que el gobierno mexicano le apueste al estado de derecho para que el comercio exterior fluya.

“En materia de competitividad vamos a seguir siendo atractivos para muchos inversionistas que, incluso a pesar de la incertidumbre sobre el estado de derecho, van a querer estar acá”, aseguró David Hurtado, vicepresidente de la Comisión de Comercio internacional de la ICC.

Admitió que México, a pesar de sus gobernantes, tiene la mayor ventaja como país, que es la cercanía al mercado más grande del planeta.

“Mientras Europa va a tener una caída brutal, Estados Unidos y Canadá van a seguir siendo el mercado más grande del mundo y ahí es donde queremos estar, porque las ventajas competitivas que tenemos como costos de transporte, cercanía y mano de obra nos hace únicos en el mundo”, destacó el Vicepresidente de ICC en un webinar.

Uno de los principales retos será el cumplimiento del estado de Derecho porque, así como Estados Unidos ya no podrá imponer aranceles de forma unilateral, México también deberá cumplir los acuerdos, abundó.

[email protected]