Ante la inminente entrada en vigor el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), empresarios estadounidenses que operan en nuestro país prevén realizar inversiones superiores a los 5,000 millones de dólares para este año, y convertirse en el contrapeso positivo de la economía mexicana que impulse la generación de empleos e incremente el Producto Interno Bruto (PIB).

Jorge Torres, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en México (AmCham), afirmó que “este 2020, definitivamente, será un año mejor —en cuanto a inversiones— por la ratificación del tratado (T-MEC), que es una señal inequívoca de esa certeza que puede generar hacia la generación de inversiones y, por lo tanto, de creación de empresas y empleos”.

No obstante, en sincronía con sus pares canadienses, reclamó al gobierno mexicano garantizar Estado de derecho, seguridad pública y certidumbre jurídica a sus empresas, en especial para las inversiones en el sector energético y minero, a quienes les han cambiado las reglas del juego desde el arranque del presente sexenio.

Al participar en el Foro Credit Outlook 2020 organizado por Fitch Ratings, el representante de las empresas estadounidenses en México dijo que sectores como el automotriz, aeroespacial y energético tienen un mayor potencial de crecimiento y ya anticipan que las inversiones podrían aumentar en el 2020.

Aunque también se encuentra el rubro farmacéutico y el comercio electrónico, en donde este último cuenta con crecimiento exponencial, aumenta hasta 50% cada año y se prevé se mantengan con esa tendencia, por lo menos, en los siguientes cinco años, debido a que el país crece en términos de habitantes que tienen acceso a Internet.

De acuerdo con las cifras de la AmCham, las compañías estadounidenses realizaron inversiones de por lo menos 5,000 millones de dólares anuales durante el proceso del T-MEC, esto es en el 2018 y el 2019, debido al periodo de cautela que hubo por la incertidumbre de que se concretara el nuevo acuerdo.

Sin embargo, con la ratificación del Congreso de Estados Unidos, la firma del presidente Donald Trump, y en la espera de que Canadá también ratifique el T-MEC, el panorama para las inversiones se despejó por lo que “se prevé que éste sea un mejor año”.

“En el 2020 vamos viendo cómo se van acomodando los temas, la ratificación está marcando el paso, no sólo en los proyectos que ya estaban etiquetados para México sino en atraer nuevas industrias e inversiones para crecer”, aseveró Torres.

En energía, piden certeza

El representante de la Cámara de Comercio estadounidense demandó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador certeza jurídica en el sector energético. “Mientras avancemos en el camino de certezas, en cuanto a la ratificación del T-MEC, iremos garantizando mayor inversión en el país”, señaló.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Canadá en México, Armando Ortega, comentó que la ratificación del T-MEC ha “descongelado” las inversiones que estaban destinadas para México en el área de autopartes y que con la nueva regla de origen tendrá que aumentar. También se observan oportunidades en el aeroespacial, donde Bombardier trabaja en el pedido de los proveedores para los próximos cuatro años.

Las manufacturas tendrán un papel fundamental, porque las empresas se vendrán de China. “El sector textil y confección —es un ejemplo—, porque la nueva regla de origen obliga a la Cuarta Transformación que demanda desde el hilo en adelante y se anticipa que algunas industrias que se fueron a Asia se vengan a México y a la parte canadienses”.

Ortega destacó que los canadienses son jugadores “muy significativos en materia energética” para el mercado mexicano, además del minero, y a pesar de que el T-MEC se encuentra en proceso de la entrada en vigor —una vez que lo ratifique el Congreso canadiense—, los inversionistas mantendrán cautela hasta en tanto el presidente López Obrador no defina las reglas y oportunidades para el rubro energético.

La minería canadiense es de gran relevancia en nuestro país; sin embargo, en este sexenio “ha sufrido embates”, refirió al participar en el mismo foro organizado por Fitch Ratings.

“Con o sin el T-MEC, las empresas canadienses no van a seguir invirtiendo mientras el gobierno no dé señales claras de la política pública que va a seguir (en materia energética)”, advirtió el representante de las compañías de Canadá en México.

Inseguridad, otra preocupación

En otra oportunidad, Jorge Torres, presidente de la AmCham, sostuvo que la inseguridad es una problemática que aqueja a los empresarios estadounidenses instalados en nuestro país, pues cuatro de 10 compañías incrementaron 5% sus gastos en protección pública ante la creciente ola de inseguridad.

“Por mucho tratado (T-MEC), si no hay políticas (públicas) eficaces en materia de seguridad, las inversiones se van a caer”, estableció en vísperas de la entrada en vigor de la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Se quejó que de las 1,400 empresas estadounidenses que tienen operaciones en México, 38% incrementó su gasto en protocolos de inseguridad para reaccionar y eso nos hace menos atractivos.

[email protected]