Los empresarios gasolineros agrupados en la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) pidieron a las autoridades que al llegar el 8 de octubre, fecha en que entrará en vigor la NOM-005-SCFI-2017, se considere en cumplimiento de la obligación de contar con dispensarios de combustible nuevos o actualizados para evitar el robo de combustible a todos aquéllos que cuenten con contratos de compraventa, prestación de servicios o facturas de los mismos, ya que la emergencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 retrasó la adquisición de los equipos por lo que sólo 30% de las estaciones de servicio del país cuentan con la infraestructura que por ley se solicitará de manera obligatoria.  

Lo anterior, luego de que la Secretaría de Economía anunció que el próximo 8 de octubre entra en vigor este instrumento normativo que establece que todas las estaciones de servicio de despacho de gasolina y diésel deberán contar con dispensarios nuevos o actualizados que permitan la verificación de las autoridades y eviten ajustes o alteraciones a los equipos o sistemas de cómputo de los mismos, junto con sistemas electrónicos que impidan cambiar la programación electrónica establecida.  

Dicha norma corresponde a “instrumentos de medición-sistema para medición y despacho de gasolina y otros combustibles líquidos con un gasto máximo de 250 litros por minuto” y según las autoridades con ésta se garantizará que los volúmenes de combustibles entregados correspondan a los solicitados por los clientes, obligando a que los gasolineros den litros de a litro, ayudando además a eliminar prácticas ilegales y combatiendo el robo de combustible o huachicol.  

Sin embargo, la Onexpo explicó que de los últimos reportes que se han obtenido de fabricantes, proveedores y empresarios gasolineros, se tiene registrado más de un 70% en las solicitudes de pedidos de compra de dispensarios y kits de actualización, de los cuales se estima un avance de alrededor del 30% en la instalación de equipo o actualización, con respecto al universo de 12,600 estaciones de servicio que deben realizar el cambio y actualización de esos equipos, de conformidad con lo dispuesto en la NOM-005-SCFI-2017. 

Además, de las 13 marcas de dispensarios que se autorizaron en su momento con la normativa anterior que pueden ser actualizados, la NOM-005-SCFI-2011, sólo seis marcas han obtenido aprobación de modelo y prototipo y resolución favorable. De ellas, tres marcas de fabricantes recibieron su aprobación con fecha 15 de diciembre del 2019 y las demás la obtuvieron a partir de enero del 2020, mientras que de las siete que no han obtenido aprobación, tres más están en proceso de obtener inicialmente la certificación de la NOM-185-SCFI-2017, para posteriormente obtener la aprobación de la NOM 005 y las cuatro restantes se retiraron del mercado.  

En un comunicado, Onexpo Nacional aclaró que sólo hasta que un modelo de dispensario obtiene la aprobación de las autoridades es cuando se inicia su producción en las plantas, ya que estos dispensarios y kits son para comercializarse solamente en México, por lo mismo no se tienen  anticipadamente en stock.

Pero con ello, las autorizaciones han consumido alrededor del 60% del tiempo total fijado para la sustitución y actualización de los equipos, mismos que requieren asistencia técnica para su instalación y actualización hasta dar cumplimiento a la norma. Y en tanto, la emergencia sanitaria del Covid-19 que afectó los procesos de producción (incluyendo la obtención de componentes), llegó a ocasionar el cierre temporal de algunas fábricas de componentes e incluso de empresas cuya actividad no fue considerada esencial.

“Solicitamos se considere la exhibición de contratos de compraventa, de prestación de servicios, anticipos, facturas u otros elementos de valor legal, como una probanza demostrativa de que se está cumpliendo el proceso de actualización y sustitución de dispensarios y que tanto los fabricantes, proveedores autorizados, estaciones de servicio y las propias autoridades se encuentran comprometidos a culminarlo con la  fabricación, entrega, instalación y/o actualización de dichos equipos en todo el país”, propuso la Onexpo.  

De esa manera los proveedores tendrán que especificar también los tiempos de entrega e instalación de los servicios contratados, programando sus stocks e incluso las rutas de instalación, con lo que la autoridad tendrá elementos adicionales para supervisar el cumplimiento regulatorio con absoluta certeza hasta culminar la autorización operativa de todos los nuevos equipos y sistemas.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg