Pekín / Hong Kong.- Sinochem se quedó con una participación de 3,070 millones de dólares en un campo petrolero de Statoil en Brasil, confirmó la firma noruega, en la segunda mayor adquisición energética por parte de una firma china en América Latina desde marzo.

La china y Sinopec, matriz de la principal refinería asiática, Sinopec Corp, también pujaron en la licitación, según habían informado previamente fuentes a Reuters.

La venta se produce en momentos en que las firmas estatales de energía en China exploran el planeta en búsqueda de activos de alta calidad para ayudar a alimentar el crecimiento económico en la tercera economía mundial.

En noviembre Statoil dijo que reduciría su participación de un 100% en su campo Peregrino en Brasil.

"La desinversión es un paso natural en nuestro esfuerzo continuo para optimizar nuestra cartera", dijo el presidente ejecutivo de Statoil, Helge Lund, en un comunicado.

Cuatro firmas chinas participaron originalmente en el proceso de subasta, reportó Reuters en marzo.

La fuerte exposición de Sinopec al estrechamente controlado sector refinador en China ha impulsado a la firma a diversificar sus proyectos de exploración y producción en el extranjero, como con el más reciente acuerdo de 4,650 millones de dólares por la participación de ConocoPhillips en un proyecto de arenas bituminosas en Canadá.

"Esto es muy significativo porque sería el primer proyecto en aguas profundas de Sinopec y Sinochem", dijo Gordon Kwan, jefe de investigación regional de energía de Mirae Asset Securities, refiriéndose al campo brasileño Peregrino.

"A la luz de lo que está pasando con BP y Transocean, este es un movimiento muy audaz en aguas profundas, especialmente para la firma china que opera en el extranjero", afirmó.

Sinopec, que no logró el acuerdo con Statoil, ya tiene presencia en Brasil.

En abril, la firma recibió derechos para desarrollar dos bloques en la costa norte de Brasil bajo un acuerdo suscrito con la petrolera estatal Petrobras.