El gobierno de Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, declaró que le interesa comenzar las negociaciones de un acuerdo estratégico de integración económica con México.

En sus primeras declaraciones a la prensa como nuevo Embajador de Brasil en México, Marcos Raposo Lopes afirmó que los gobiernos de los dos países están por definir la fecha de la primera ronda de negociaciones.

La primera ronda, que había sido programada para febrero del 2011, se pospuso a solicitud del gobierno de México, de acuerdo con el diplomático.

DEFINIRÁN NUEVA FECHA

Para definir la nueva fecha se están coordinando las agendas de Bruno Ferrari, secretario de Economía, y Patricia Espinosa, secretaria de Relaciones Exteriores, con las de sus homólogos brasileños.

Raposo Lopes consideró que un acuerdo equilibrado, el cual incluiría un Tratado de Libre Comercio (TLC), conviene a los dos países y cuestionó que en México se tiene una visión de Brasil de los años 80, cuando se le veía como una nación que aplicaba una gran cantidad de barreras no arancelarías.

Estamos listos , dijo, empleando la misma frase que su antecesor, Sergio Florencio, cuando éste se adelantó el 24 de agosto del 2010 a los funcionarios mexicanos para establecer el arranque de las negociaciones del acuerdo, luego de que ambos gobiernos realizaran consultas a sus respectivas cámaras empresariales.

Se trata de una negociación, no es una imposición para empezar, así que hay que sentarse y discutir; antes de tratar el acuerdo o decir qué es bueno o malo se tiene que pactar para encontrar afinidades, porque el acuerdo sólo es bueno si ganan las dos partes , agregó Raposo Lopes durante su presentación como Embajador en México.

tlc con perú sigue pendiente

Brasil empuja las negociaciones cuando aún está en vías de ser discutido y votado un TLC entre México y Perú en el Senado de la República, en medio de cuestionamientos del Consejo Nacional Agropecuario por la forma en cómo se cerró la apertura del sector primario mexicano.

En paralelo, un reporte de la consultoría IQOM destacó que en las negociaciones con Brasil, el acceso al sector agrícola es uno de los temas más delicados , pues la nación sudamericana se ha consolidado como uno de los principales productores mundiales de diversos bienes agropecuarios, mientras que este sector representa para México gran sensibilidad .

Por el contrario, el acuerdo le permitiría a México ser el único socio preferencial de Brasil con una importante oferta exportable industrial.

[email protected]