Royal Dutch Shell planea construir una instalación de biocombustibles en los Países Bajos para ayudar a lograr su objetivo de emisiones netas de carbono cero para 2050, dijo el jueves.

La instalación en Rotterdam podrá producir 820,000 toneladas de combustible renovable por año cuando comience la producción en 2024 y se espera que sea una de las instalaciones de este tipo más grandes de Europa, dijo el gigante energético.

El plan sigue el compromiso de Shell en febrero de eliminar las emisiones netas de carbono para 2050, lo que eleva su ambición con respecto a los objetivos anteriores frente a la creciente presión de los inversores para combatir el cambio climático.

Como parte de su estrategia Powering Progress, Shell está transformando sus 14 refinerías en cinco parques de energía y productos químicos. Además, tiene como objetivo reducir la producción de combustibles tradicionales en un 55% para 2030 y proporcionar más energía baja en carbono, como los biocombustibles para el transporte por carretera y la aviación, e hidrógeno.

El combustible de aviación sostenible podría representar más de la mitad de la capacidad de la planta de Rotterdam, y el resto para diesel renovable, dependiendo de la demanda de los clientes. La instalación producirá los combustibles a partir de desechos en forma de aceite de cocina usado, grasa animal y otros productos residuales.

El Energy and Chemicals Park Rotterdam es el segundo parque que se anuncia, tras el lanzamiento en julio del Energy and Chemicals Park Rheinland, en Alemania.

Los aceites vegetales sostenibles como la colza complementarán las materias primas de desecho en la planta, que no utilizará aceite de palma virgen. (Con información de Diario Financiero/Chile)