El presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que su gobierno será aliado y facilitador de los grandes inversionistas, generadores de empleo.

Al inaugurar la planta de motores Volkswagen de Silao, con una inversión de 550 millones de dólares, el Ejecutivo federal anunció que a unos días de iniciar su administración se logró un acuerdo con Argentina para abrir la producción automotriz nacional a ese mercado que en años recientes se había cerrado.

Advirtió que su gobierno no está descubriendo ni intentando o ensayando una nueva fórmula para lograr más desarrollo y oportunidades para los mexicanos, sino utilizando la experiencia global.

Miguel Márquez, gobernador de Guanajuato, estuvo presente en el evento, al igual que Andreas Hinrichs, presidente del Consejo Ejecutivo de Volkswagen México y Martin Winterkorn, presidente del Consejo Ejecutivo del Grupo VW a nivel mundial, entre otros invitados.

mac