Luego de su aprobación en la Cámara de diputados del pasado jueves por la madrugada, las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos de la Cámara de Senadores acordaron dictaminar este mismo lunes por la tarde el decreto presidencial de reforma a la Ley de Hidrocarburos en la que se busca cancelar y negar permisos de importación, distribución y comercialización de combustibles a privados a fin de devolver mercado a Pemex.

Arturo Carranza, analista del sector energético, explicó a El Economista que aunado a la velocidad con que se lleva a cabo la aprobación de este ordenamiento, será la instrumentación de los cambios lo que realmente generará violaciones a derechos, ya que se adaptarán los reglamentos, una nueva política de almacenamiento y una operación que realmente reflejará las afectaciones a las empresas privadas. "Se aprueba la Ley, se tienen que armonizar las distintas disposiciones administrativas y después se tiene que operar y ya cuando se traduzcan en acciones los cambios, se verá qué tanto afectan a los privados", dijo, "en una defensa legal no podemos descartar que se presenten amparos antes de que la autoridad empiece a tomar decisiones con base en estos cambios, como una anticipación y con efectos particulares".

El analista aseguró que existen las condiciones para que se discuta lo suficientemente rápido el lunes y que esta misma semana se apruebe en la Cámara Alta. Con ello, la iniciativa se estará promulgando antes de que concluya abril. Pero una vez que esto ocurra, será necesaria la reglamentación respecto al almacenamiento y a la nueva dinámica de combate al robo de combustibles, además de acuerdos en la Comisión Reguladora de Energía y la Secretaría de Energía acerca de los permisos que podrían revocarse. 

“Es posible que algunos actores interpongan amparos desde que se promulgue la Ley, para prevenirse de posibles violaciones, pero debemos tener en cuenta que el destino de esta Ley será muy diferente a la de la Industria Eléctrica, porque no habrá suspensiones generales ni una homologación tan clara respecto a las contradicciones a la Constitución de todos los cambios, e incluso habrá pocas adiciones que resulten en argumentos que se puedan defender ante los jueces”, aseveró. 

El nuevo ordenamiento que se discutirá a partir de las 18:00 horas en las comisiones del Senado fue diseñado para devolver el mercado que Pemex ha perdido en estas actividades luego de que uno de los compromisos de la presente administración es fortalecer a la empresa del Estado que hasta febrero había perdido 49% de la importación de diésel y 38% de las estaciones de servicio en el país y elaborado para ordenar el mercado y el excedente de más de 9,000 permisos de importación otorgados en la administración pasada que no han entrado en funciones, según la Sener.

karol.garcia@eleconomista.mx