Con la finalidad de crear polos de desarrollo, el próximo mes se anunciará el segundo paquete de licitaciones del proyecto de Asociaciones Público Privadas (APP) por 33,000 millones de pesos, inversiones para desarrollar infraestructura en el sur-sureste, informó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El empresario demandó pisar el acelerador en los estados con rezagos y cerrar la brecha de desigualdad; de lo contrario, la economía mexicana difícilmente logrará los crecimientos esperados.

Precisó que la segunda etapa de las APP, con 18 proyectos, tiene el objetivo de contribuir a la infraestructura que requiramos para estar conectados, para que la inversión tenga caminos de conectividad, y que esto a su vez signifique mejora para esos estados.

Aunque sentenció que es necesario establecer reglas claras, eficientes y que se cumplan. El Estado de Derecho y la certidumbre en el cumplimiento de la ley son una condición indispensable para el crecimiento económico. Pero eso no sólo implica combatir la inseguridad y la impunidad, sino mejorar también la regulación del gobierno y cerrar espacios para la corrupción .

En su mensaje semanal, La Voz CCE, Castañón comentó que para que sea sostenible el crecimiento económico, debe incluir necesariamente a toda la población y a todas las regiones del país. No es posible esperar que nuestra economía crezca a los niveles que necesitamos, si siguen existiendo enormes brechas y desigualdades entre las entidades, donde unos producen mucho y otros prácticamente producen nada. Debemos pisar el acelerador en estos estados con mayores rezagos. Y esta es una responsabilidad de todos, de los gobernantes locales, los legisladores locales y la política pública que nos lleve el desarrollo y las facilidades, y el compromiso de los empresarios para formalizar e industrializar estas regiones , aclaró.

A decir del líder empresarial, existe una enorme diferencia entre regiones y estados a lo largo y ancho del país. El dinamismo del Bajío con su actividad manufacturera altamente especializada contrasta con el rezago del sureste, que prácticamente no ha participado en la industrialización; economías dinámicas y diversificadas como la de Querétaro difieren de economías menos desarrolladas como la de Campeche, donde el aparato productivo depende casi exclusivamente del petróleo, el cual en los últimos tiempos ha tenido una baja considerable.

Estos contrastes han abierto brechas en la productividad de los estados y, en consecuencia, causan un círculo vicioso que inhibe el crecimiento donde más se necesita.

Ante este panorama, el sector privado urgió a impulsar la productividad a través de mejoras en el capital humano, el cual combata el rezago educativo, así como acercar los programas académicos a las necesidades productivas de cada región. Entre mejor capacitados estemos los mexicanos, más podemos aportar a la creación de valor, a la productividad que nos llevará a mejores empleos, y a mayor inclusión social , dijo.

lgonzalez@eleconomista.com.mx