El consorcio liderado por Sacyr entregará el próximo 31 de mayo las nuevas esclusas que ha construido para ampliar el Canal de Panamá, cumpliendo así con la fecha fijada por el Gobierno del país centroamericano, que inaugurará su nueva vía interoceánica el próximo 26 de junio.

El grupo contratista culminará así un proyecto de ingeniería civil histórico que ha supuesto seis años de obras y cuyo coste asciende por el momento a 3,688 millones de dólares.

Esta cifra resulta de realizar distintas actualizaciones a la de 3,200 millones de dólares por la que el contrato se adjudicó en julio del 2009, y es susceptible de seguir aumentando en virtud de las reclamaciones de sobrecostes realizadas por Sacyr y sus socios, que ascienden a un total de 3,600 millones de dólares.

NOTICIA: Canal de Panamá analizará aplazar apertura de ampliación

Hasta ahora se han reconocido y pagado reclamaciones por 326 millones de dólares. La resolución del resto, en alguna de las tres instancias que el contrato establece para ello, se prolongará más allá de la inauguración de la obra.

El nuevo Canal de Panamá ha supuesto la construcción de unas nuevas esclusas, un juego en cada costa, de tres niveles y con compuertas rodadas. Cada una de ellas lleva asociada un complejo de tres grandes tinas de agua reutilizable. Los principales datos del proyecto evidencian su carácter histórico y su dimensión.

En su construcción han participado 10,000 trabajadores de cuarenta nacionalidades distintas y ha requerido 4.50 millones de metros cúbicos de hormigón, cantidad equivalente a la que sería necesaria para volver a construir dos pirámides como la de Keops. También ha necesitado 220,000 toneladas de acero, las mismas que permitirían levantar 22 Torres Eiffel.

El consorcio que en el verano del 2009 se hizo con el proyecto, que Sacyr lidera con una participación de 41.6%, lo completan la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la local Cusa.

NOTICIA: Inician llenado de esclusas de ampliación de Canal de Panamá

No obstante, estas empresas han 'abierto' el proyecto a subcontratistas de una veintena de países del todo el mundo, desde la propia Panamá hasta Australia. En el caso de España, unas setenta empresas de distintas regiones han realizado algún tipo de suministro o trabajo en la obra.

El consorcio que lidera Sacyr comenzó a realizar en febrero pruebas en la ampliación del Canal que ahora entrega a Panamá. Con la nueva infraestructura, el país atenderá a la demanda de tránsito de buques, toda vez que el centenario Canal actual ya ha alcanzado su capacidad máxima, y permitirá el paso de embarcaciones de mayores dimensiones.

Durante el pasado año, 12,383 barcos utilizaron la actual vía interoceánica, un eje fundamental en el comercio marítimo internacional y la principal actividad económica de Panamá.

NOTICIA: Ampliación del Canal de Panamá entra en la recta final

El Canal genera 6% del PIB del país, emplea a unos 13.100 trabajadores directos, factura unos 2,160 millones de dólares y aporta 1,030 millones de dólares a las arcas panameñas.

abr