Las organizaciones sindicales que representan a los trabajadores de radio y televisión del país (STIRT y SITATYR) demandaron a los empresarios y al gobierno federal que la negociación de incremento salarial de este año no tengan como tope el 3.9% que se aprobó para los salarios mínimos, ya que el nivel salarial de los trabajadores ha perdido hasta 80% el poder de compra; por lo que solicitaron incremento de 10 por ciento.

Ricardo Acedo Samaniego, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y la Televisión, dijo que es indispensable que se modifique el modelo de negociaciones, en donde privan los empleos con salarios bajos, por la política salarial que se ha aplicado en los últimos años .

Por su parte, Patricio Flores Sandoval, secretario General del Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio (SITATYR), dijo que no ve dificultades para que se logre una buena negociación, pese a que está demandando un incremento salarial del 10% para beneficiar a más de 20,000 trabajadores en el país.

Alberto Saénz Azcárraga, secretario del Consejo Directivo de la Cámara de la Industria de Radio y Televisión, dijo que en el transcurso de la semana se presentará la propuesta económica de los empresarios sobre el incremento salarial, el cual deberá estar acorde con el comportamiento de la economía.

Reconoció que habrá presiones de las organizaciones sindicales siempre las hay, todos los años se presentan circunstancias que hacen difícil cada negociación, pero tenemos confianza de que la buena comunicación con los lídres sindicales podemos llegar a un acuerdo , dijo en entrevista.

Agregó que los empresarios de Radio y Televisión están en la mejor actitud de llegar a un acuerdo con los trabajadores, sabemos de la complicada situación económica que atraviesan los trabajadores, el país, pero las empresas también .

A REVISIÓN DE LA CONASAMI

En su turno, el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, admitió que la política salarial debe modificarse, una vez que se devincule al salario mínimo de los 300 ordenamientos a los que está ligado, permitirá recuperar el poder adquisitivo.

pmartinez@eleconomista.com.mx