El impulso al café podría convertirse en una de las soluciones a la migración, así lo aseguró el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula, debido a que el éxodo de una parte importante de los migrantes está asociado a la crisis del sector cafetalero.

Por ello, durante la Reunión de Alto Nivel sobre Migración, Desarrollo y Seguridad Alimentaria en Mesoamérica, organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el titular de la Sader expuso que en México “estamos convencidos que atender las causas que originan el fenómeno migratorio es una condición para que ésta sea opcional, no forzada”.

Expuso que hay una baja en el precio de café que impacta a las comunidades, por lo que se busca revertir esta situación trabajando de manera conjunta con los países centroamericanos y conjuntamente fortalecer la competitividad en la región con acciones de mejoramiento genético, innovación y mecanización de pequeños cafetales, transferencia de tecnologías para mitigar brechas, mejorar resiliencia y abatir costos de producción.

De acuerdo con el titular de la Sader, se tiene un registro de 600,000 familias en Centroamérica que viven del café, mismas que han quedado en algunos casos sin recursos, por lo que se plantea lograr un acuerdo para mejorar los cultivos y a su vez un esquema que permita valorizar los precios del grano y así reactivar esas zonas.

Villalobos sostuvo que se está planeado realizar este rescate incluyendo precios de garantía o precios preferenciales al café centroamericano. Actualmente, el costo está por debajo de 80 dólares el quintal, cuando un precio justo pudiera ser de 115 o 120 dólares.

Durante su discurso informó que con los gobiernos de El salvador, Guatemala, Honduras y México tomaron la decisión de construir un plan de desarrollo integral, con acciones que van a generar desarrollo y oportunidades a nivel local. “Ésta es una causa justa que ya está concitando el apoyo de la comunidad internacional y no dudamos que será exitoso”, comentó. Además, se instrumentarán esquemas de promoción en consumo de café en países incipientes, pero potenciales compradores, como es el caso de China; así como financiamiento de largo plazo para renovación de cafetales y encadenamiento productivo, y saneamiento de carteras vencidas, campañas sanitarias y sistemas de alerta temprana.

A su vez, el director general de la FAO, José Graziano da Silva, sostuvo que este acuerdo permitirá contar con los cimientos que ayuden al Corredor Seco mesoamericano —generado por el impacto del cambio climático— y de otros territorios rezagados que son origen de los migrantes rurales, espacios de bienestar y de prosperidad.