En medio de la incómoda posición en que quedaron tras ser salpicados por el escándalo Odebrecht, la plana mayor de Graña y Montero la mayor constructora de Perú presentó anoche su renuncia en una sesión de directorio convocada por el saliente presidente de la empresa, José Graña Miró Quesada.

A ello se suma la renuncia de Hernando Graña, miembro del directorio, y del gerente general Mario Alvarado.

"Esta decisión lo tomaron en el contexto de la terminación del contrato del Gasoducto Sur Peruano, las falsas imputaciones realizadas por el ex representante de Odebrecht en el Perú y la caída de la acción, priorizando el futuro de Graña y Montero ", sostiene la empresa en un comunicado.

"Demostrar que lo que se atribuye es falso", agregaron.

Las renuncias se harán efectivas a partir del 2 de marzo del 2017, y se decidió nombrar a Luis Francisco Diaz Olivero como nuevo gerente general de Graña y Montero, quien se desempeñaba como gerente general adjunto.

Comité de Apoyo Gerencial

El directorio decidió recomponer el Comité de Apoyo Gerencial que fuera conformado por el Directorio en su sesión del 1 de febrero, para el seguimiento de las acciones referidas anteriormente.

En ese sentido, el mencionado comité quedo conformado por el director Federico Cúneo, quien lo presidirá, Mark Hoffmann, Pedro Errazuriz y Hugo Santa María, a quienes reportará el gerente general corporativo.

Administradoras de pensiones peruanas exigen medidas

El escándalo de Odebrecht pasa como una avalancha por América Latina, incorporando a más empresas y altos cargos del Estado. Las declaraciones de Jorge Barata, ex ejecutivo de la brasileña, de que su socio peruano, la constructora Graña y Montero, sabía de los sobornos por la construcción de Ruta Interoceánica Brasil-Perú, llevó a la empresa a perder la mitad de su valor en dos días desde el viernes pasado.

Las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), que según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) tienen alrededor de 1.1% de su cartera total de inversiones en las acciones de Graña y Montero unos 1,519 millones de soles (467 millones de dólares) exigirán tomar medidas drásticas para revertir la caída, incluyendo cambios en la gerencia. "Es imposible saber cuáles serán los flujos de caja futuros de la empresa si se descubre que han estado involucrados en delitos", advirtió la corredora Kallpa en carta a sus clientes.