La relación comercial y turística entre México y Canadá atraviesa por un excelente momento porque existen los mecanismos de cooperación adecuados y las inversiones de cada país siguen incrementándose, aseguró Dionisio Pérez-Jácome.

En entrevista, el embajador de México en Canadá optó por no hacer comentarios sobre la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, “por respeto a los conductos oficiales”; sin embargo, dejó en claro que las oportunidades de negocio que existen son crecientes. En diciembre del 2017, la balanza comercial se mantenía favorable en México con un monto de 1,838 millones de dólares y ese año llegaron al país 1.9 millones de turistas canadienses, lo que representó un incremento de 11.5 por ciento.

“El comercio sigue aumentando. Hoy tenemos un superávit mexicano, pero nos complementamos adecuadamente en los sectores agropecuarios e industriales. Lo importante es que nuestra relación bilateral siga de acuerdo con los compromisos presidenciales que se han hecho. Los mandatarios de México y Canadá se han reunido en diversas ocasiones en los últimos dos años”, comentó.

El exsecretario de Comunicaciones y Transportes destacó entre los logros el tema de la movilidad laboral, que incluye a los más de 25,000 trabajadores temporales que van a las granjas canadienses. La temporada de este tipo de viajes inició la semana pasada y aún el gobierno mexicano sigue recibiendo solicitudes. “No hay que perder de vista que nuestra relación diplomática incluye el respeto total a las garantías de todas las personas que viajan entre los países por diversos motivos”, agregó Pérez-Jácome.

El turismo sigue

El embajador manifestó que la creciente conectividad aérea, por parte de chárteres canadieneses Air Canadá, Aeroméxico e Interjet (aunque en breve se podría anunciar la llegada de una aerolínea más), ha ayudado a mejorar el turismo entre los dos países.

En el caso de los mexicanos, destacó que a pesar de no tener que solicitar visa sí es necesario contar con la autorización electrónica de viaje (eTA, por sus siglas en inglés), que otorga el gobierno canadiense.

“Una muestra del buen momento que vivimos es que en la séptima edición del encuentro de negocios y creatividad (C2), que se realizó en Montreal, asistió una delegación de poco más de 60 mexicanos interesados en generar comercio. El año pasado vinieron apenas unos 15 y de lo que me platican, les ha gustado que se establezcan atractivas redes de contactos que podrían detonar en negocios en el corto plazo”, expresó.

alejandro.delarosa@eleconomista.com.mx