El fabricante de aviones estadounidense Boeing logró la autorización de las autoridades antimonopolio de Brasil para que la compañía concrete un joint venture con la compañía brasileña Embraer (Empresa Brasileira de Aeronáutica). Este negocio resultaría en una nueva compañía que ascendería a 4,750 millones de dólares.

La autorización fue dada por el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), ente que aseguró que ambas compañías no compiten en el mismo mercado y por eso no es una amenaza a la libre competencia.

Para tomar esa decisión, Cade analizó el segmento de aeronaves comerciales con una capacidad entre 100 y 150 asientos. Luego de realizar el respectivo estudio, el ente regulador concluyó que la transacción no impactaría los niveles de rivalidad existentes en este mercado.

La entidad también aseguró que el aumento de cartera que tendrá Boeing, luego de la transacción, le permitirá tener mayor capacidad competitiva contra Airbus. Los beneficios no sólo serán para Boeing, según Cade, Embraer también tendrá un impacto positivo, ya que se convertirá en socio estratégico del fabricante estadounidense.

Hay que recordar que Airbus es el fabricante que domina ese mercado.

Al retomar los detalles de la transacción, ésta comprende dos líneas de negocio: el área comercial y el de defensa. En el primer negocio, Boeing comprará 80% del capital accionario de Embraer, mientras que el fabricante brasileño quedará con el control de 20 por ciento. Y en el segundo negocio, el objetivo es consolidar la fabricación del mayor avión militar de Brasil, el carguero militar KC-390, mediante el joint venture.

“Boeing y Embraer anunciaron en diciembre del 2018 que aprobaron los términos del acuerdo para la creación de dos compañías, una para área comercial y otra para área de defensa”, indicó el diario brasileño Valor Económico.