La aprobación de la reforma constitucional en materia energética podría frenar la instalación de 7,000 megawatts eólicos en el país, volumen equivalente al 87.5% de la capacidad actual, y que es el potencial ya estudiado y listo para que se diseñen proyectos para desarrollarlo. Las inversiones que se detendrían ascienden, por tanto, a 7,000 millones de dólares, aseguró Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee).  

“Sí puedo decir que estamos al orden de 7,000 megawatts que están en duda por lo menos. Una lista detallada de cuáles y en cuento tiempo es muy difícil, algunos son muy variados, pero en números muy redondos, por cada 1,000 megawatts se invierte un millón de dólares. Estamos hablando de inversiones en el rango de 7,000 millones de dólares que no están claras”, dijo el empresario durante el seminario organizado por la asociación.  

Y es que el 2021 cerró con una capacidad instalada eólica de 8,000 megawatts, volumen que se ha instalado en la última década, mientras que derivado de la incertidumbre que generará la discusión en torno a la prioridad en el despacho que tendrá esta tecnología, para el 2022 únicamente se crecerá en 900 megawatts, aseguró el presidente de la Amdee.  

Las inversiones que llegarían al país, con un potencial todavía para alcanzar 15,000 megawatts en los próximos cinco años y volver al ranking de las 10 naciones con mayor capacidad eólica instalada, se dirigen a otras latitudes, como ha explicado la industria.  

A decir de Rodríguez Olivé, esto va muy de la mano con la generación eólica, solar, almacenamiento, y los países que se quedarán con las inversiones son las fuertes como China, India, Estados Unidos, Alemania, pero otras emergentes como Vietnam, Colombia, Chile, están dando las condiciones adecuadas, por lo que son algunos ejemplos de países que están acaparando esta inversión.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg