La reducción al presupuesto al INEGI y el INE, que propone el gobierno federal, amenaza la operación efectiva de las instituciones autónomas y el cumplimiento de su mandato, que de aplicarse, representaría una regresión en la democracia, advirtió Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Destacó que la consolidación de la autonomía ha resultado benéfica para el país. “Se ha garantizado que funciones clave del Estado como la política monetaria, el servicio de educación superior o la organización de las elecciones no sean influenciadas por la coyuntura política, ni cooptadas por grupos de interés”.

Ante la amenaza latente de una regresión en la democracia, por la vía de la degradación de la eficacia de las institucionales autónomas, la Coparmex respaldada la salvaguarda de la autonomía del INEGI y el INE, a través de la suficiencia de sus recursos para que cumplan con su mandato constitucional.

Desde el sector empresarial preocupa que se planteen recortes presupuestales de 950 y 500 millones de pesos al INE y al INEGI, respectivamente, ya que esto les impedirá seguir realizando algunas de sus actividades críticas.

“No debemos olvidar que la autonomía sólo es una realidad si las instituciones que están investidas de esa calidad, pueden garantizar su solvencia económica, sin depender de negociaciones políticas”, sentenció De Hoyos.

El presidente de Coparmex reviró que la política pública no puede hacerse con base en “ocurrencias”, sino que debe formularse con base en evidencia, con datos sólidos que la sustenten.

Calificó como “preocupante” que el gobierno de Andrés Manuel López  y las mayorías en el Congreso de la Unión no puedan visualizar que, cualquier ahorro en obtención de datos se verá traducido en una pérdida en eficiencia para lograr sus objetivos.