Las agendas tecnológica y socioambiental serán fundamentales para la recuperación del sector turístico, donde se requiere de sinergias entre todos los actores, con alianzas entre la IP y el gobierno y estrategias a largo plazo, coincidieron especialistas en el Expansión Summit 2021.

Michelle Fridman, secretaria de Turismo de Yucatán, donde el turismo representa el 16% de la economía estatal, explicó que la pandemia y sus restricciones de movilidad dejaron tres lecciones para quienes viven del sector: necesita ser sostenible, subirse a la ola tecnológica y no depender de agendas políticas sino de planeación de largo plazo que involucre a los empresarios.

“Hasta que dejó de operar nos dimos cuenta de qué tan extensa es la cadena de valor del turismo”, dijo, “el reto es medir correctamente, cultivar, sensibilizar y educar a las poblaciones para defender a nuestra industria ante quienes recaudan e implementan las estrategias”.

Braulio Arsuaga, presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, que representa al 90% de las empresas de este ramo en el país, advirtió que de representar 8.7% de la economía mexicana en 2019, esta actividad bajó a 6% el año pasado “perder tres puntos porcentuales es devastador no sólo para el sector, para todo el país”, dijo. La caída total del PIB, de 8.5% se explica entonces en buena medida porque el turismo cayó en 27.8%, derivado de la crisis sanitaria por el Covid 19.

En tanto, de una balanza comercial positiva de 14,700 millones de dólares en el 2019 para esta actividad, se cayó en más de 50% hasta 6,500 millones de dólares que representa el día de hoy. Con esto volvió al tamaño de 1990 y alrededor de 470 entidades económicas pequeñas, con menos de 10 empleados, no estuvieron preparadas y han cerrado total o parcialmente. A su vez, por ingresos fiscales relacionados con el turismo, el gobierno federal dejó de percibir 60,000 millones de pesos y se perdió el 25% de los empleos del rubro que emplea a 4.2 millones de personas, con lo que más de un millón de personas en el sector que si se desagregan en términos de empleos la educación y la salud, representa la primera fuente empleadora de jóvenes en el país.

“En México, estamos lejos de llegar al crecimiento exponencial que se ha visto en el ramo tecnológico que se necesita ante la nueva normalidad en el turismo, pero en lo que respecta a sostenibilidad, nos hemos unido como empresarios para atacar esta batalla y enfrentar la devastación que impacta más al turismo que a cualquier otro ramo y para nuestro sector sería 10 veces peor que la crisis del Covid”, dijo el empresario.

Gloria Guevara asesora en jefe del Ministerio de Turismo en Arabia Saudita, detalló que la crisis del Covid en el mundo impidió que se generara uno de cada cuatro nuevos empleos en 2020, como venía ocurriendo en años anteriores en México. En el mundo, se perdieron 64 millones de empleos.

Sin embargo, “nuestro sector es muy resiliente y siempre nos recuperamos pero es fundamental que lo hagamos rápido y de la manera correcta”, dijo, “la aplicación de la biometría y soluciones tecnológicas como pasaportes, identificaciones digitales, APPs y lo que requieren los nuevos turistas serán fundamentales, los destinos que se suban a esta curva tecnológica van a tener un rescate más rápido que el resto”, aseguró.

También recordó que entre las lecciones aprendidas por el mundo está el impacto social que deja el turismo y las buenas prácticas como el consumo local, la planeación para que no se genere turismo sin control o sobre explotación y el cuidado de los destinos naturales, que deben ser protegidos como activos tangibles.

En su participación, Juan Alberto Pastrana, CEO de Club Premier de Aeroméxico, explicó que la flexibilidad y adaptación a las nuevas necesidades de la población, ya que la humanidad no es la misma que había antes de la pandemia, serán fundamentales y para eso se requiere del apoyo mutuo y constante de todos quienes participan en la cadena de valor, con capacitaciones, toma de decisiones oportuna y creatividad compartida con base en la nueva realidad.

karol.garcia@eleconomista.mx