La industria automotriz, al igual que otras manufacturas que exportan, se preparan para “pelear” y hacer entender al gobierno de Andrés Manuel López, que eliminar la tasa cero de IVA sería un desincentivo para las inversiones en México y un golpe a las pequeñas y medianas empresas, sostuvo Eduardo Solís, integrante del Comité Ejecutivo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Luego de que la titular en jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, anunciara que se busca eliminar los incentivos fiscales que goza la industria automotriz, lo que permitiría aumentar la recaudación en 1% del PIB, el expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) calificó como “grave” eliminar la exención del IVA “porque puede generar desincentivos y problemas graves en el ámbito financiero para pequeña y mediana empresa”.

“El efecto es para toda la industria en México, toda la industria que exporta y tiene tasa cero de IVA y si tiene IVA en algún componente, lo puede recuperar, eso es para cualquier industria”, comentó.

Por su parte, desde las organizaciones empresariales se preparan para solicitar al secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, que el tema sea reconsiderado y se realice un grupo para explicar los impactos de la medida en el caso de pretender cancelarla, debido a que es una práctica mundial.

“La tasa cero de exportación ocurre en todos los países de la OCDE, y es una práctica mundial”, refirió el consultor de MSquare.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx