La Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) y los legisladores demócratas acordaron eliminar la protección de los datos de las patentes de medicamentos biológicos del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), revelaron fuentes a Bloomberg.

Éste fue uno de los escollos para poder avanzar en ultimar los cambios a ese acuerdo comercial con el fin de ponerlo a votación en el Congreso estadounidense.

Actualmente, la ley de los Estados Unidos proporciona un período de exclusividad de 12 años para los productos biológicos, mientras que el T-MEC estableció un período de protección de al menos 10 años.

Bajo los términos en los que se firmó el T-MEC, Canadá y México aumentarían sus períodos de exclusividad en dos y cinco años, respectivamente. Esto es, Canadá ofrece ahora solo ocho años y México cinco, lo que significaba que ambos tendrían que cambiar sus leyes si el T-MEC entrara en vigencia.

Pero conforme a nuevo acuerdo entre la USTR y los legisladores demócratas, los países establecerían individualmente sus propias leyes sobre productos biológicos, que están hechos de organismos vivos en lugar de compuestos químicos.

Con ello, se borraría el compromiso en el tratado trilateral de brindar una protección de 10 años a esas medicinas, además de que en Estados Unidos se continuarían las negociaciones internamente para definir su propio lapso de protección, a la baja de conformidad con la demanda de los demócratas.

Los medicamentos biológicos son preparados médicos derivados de organismos vivos y están demostrando valiosas fuentes de tratamientos para enfermedades como la artritis y el cáncer. Como en cualquier otro caso, una vez vencida la protección de los datos, terceras empresas pueden producir medicamentos genéricos. Tienden a ser particularmente caros.

Las grandes compañías farmacéuticas argumentan que se requiere un cierto plazo de protección para recuperar sus inversiones destinadas a investigación y desarrollo de nuevas medinas. En tanto, los fabricantes de genéricos arguyen que una protección extensa reduce la competencia y eleva los precios para los pacientes.

Los legisladores demócratas han destacado que su intención es reducir el costo de las medicinas en el mercado estadounidense.

Otro de los cambios logrados por los demócratas en las negociaciones con la USTR fue reforzar las disposiciones del T-MEC para evitar la capacidad de los países de bloquear el levantamiento de paneles de solución de controversias.

Desde junio, los demócratas de la Cámara han trabajado con la USTR para abordar preocupaciones clave en cuatro áreas: asegurar el cumplimiento de la legislación laboral; fortalecer las reglas de protección al medio ambiente; fortalecer los derechos de los trabajadores, y disminuir el periodo de exclusividad para datos de patentes de medicinas biológicas.

[email protected]