El plan de infraestructura que se presentará el próximo lunes 5 de octubre cuenta con proyectos energéticos netamente privados que requieren de certidumbre en las reglas de operación para su continuidad, que incluso algunos de ellos ya están por concluir, para propiciar la recuperación económica inmediata y derivar en mayores inversiones, por lo que se requiere que “sea respetado lo pactado en administraciones pasadas”, más allá de ideologías, advirtió Gustavo de Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Luego del acuerdo entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para presentar el plan de infraestructura con inversiones privadas, a fin de reactivar la economía mexicana, el dirigente de los patrones dijo: “es claro que hacia adelante, se tiene que reestablecer la certidumbre; si esto no ocurre, vamos a tener tanto en el ámbito de la energía eléctrica e hidrocarburos, un abandono de una gran oportunidad de crecimiento y el país necesita que se siga invirtiendo en gasoductos, en plantas eólicas de ciclo combinado para generar electricidad”.

En conferencia de prensa virtual, De Hoyos Walther conminó al gobierno federal a que se reestablezca la certidumbre, porque los proyectos del plan son netamente privados, “no con recursos públicos, sino de la iniciativa privada”, de modo que “lo que se trata es de construir condiciones de certidumbre catalogando los proyectos que ya están listos para concluirse, hasta otros que están en etapa conceptual, en medio de tres o cuatro categorías”.

Elogió la labor de cabildeo que encabeza el presidente del CCE, Carlos Salazar y el dirigente del Consejo Mexicano de Negocios (CMN), Antonio del Valle, en nombre de la Iniciativa Privada, quienes aseguró “han estado con una paciencia, prácticamente de un monje dominico”.