Durante los primeros días de aplicación del Programa Nacional de Verificación y Vigilancia Cuaresma y Semana Santa 2014, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) colocó sellos de suspensión de la actividad comercial en 34 establecimientos por irregularidades a la Ley Federal de Protección a los Consumidores (LFPC).

Las irregularidades detectadas son: no respetar los precios, no entregar comprobantes de venta, no exhibir precios en montos totales a pagar y no respetar promociones, entre otras.

Derivado de las 481 acciones realizadas por personal de Profeco, se verificaron 393 instrumentos de medición (337 básculas y 56 relojes checadores de tiempo) inmovilizando una báscula por registrar faltantes de hasta 50 gramos.

En un comunicado se informó que se colocaron 1,870 preciadores en establecimientos fijos y semifijos en las principales centrales de abasto y mercados púbicos para que los consumidores cuenten con elementos que les permitan comparar precio y calidad antes de comprar. También se instalaron básculas del consumidor , para el repeso del producto adquirido.

Durante la vigencia de este programa, verificadores de Profeco llevarán a cabo visitas a importadores, distribuidores y comercializadores de pescados y mariscos (frescos y pre envasados), pollo y legumbres que operen en centrales de abastos y mercados públicos, así como tiendas de autoservicio y conveniencia, además de estacionamientos públicos.

Para la adquisición de pescado, Profeco recomendó observar que el producto despida un olor fresco a mar, así como aspecto brillante y escamas bien adheridas a la piel; la carne no debe sumirse al oprimirla; los ojos deben apreciarse saltones, firmes, brillantes y transparentes, y las agallas tienen que presentar un color rosado o rojizo y que tengan olor agradable.