La industria automotriz en México presentó en agosto pasado la mayor caída en la producción de vehículos no registrada en la última década, afectada por la falta de suministro de semiconductores, destacó el Inegi.

La fabricación del sector fue de 237,040 vehículos durante el octavo mes del año, al registrar desplome de 21.44% contra agosto del 2020, cuando produjeron 301,739 unidades, durante el año de la pandemia por el Covid-19.

Julio Santaella, director del Inegi, precisó que el reporte de agosto es de las mayores reducciones anuales de producción de vehículos ligeros en agosto 2021, por parte de la industria automotriz, donde General Motors (la mayor fabricante de autos en México) reportó caída de 59.2% y Mazda con 47%, Mercedes Benz con baja de 63.2 por ciento.

Fausto Cuevas, director de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), comentó que sólo cuatro meses en la producción de autos se han ubicado por arriba de lo sucedido (marzo a junio) con volumen superior al 2020, pero coinciden con la baja en los niveles de actividad de la industria, derivado del problema ocasionado del desabasto de semiconductores, lo que hace complicado mantener los niveles de producción y “es muy probable que continúe durante el resto del año”.

Estimó que los volúmenes de producción de este año serán muy cercanos a lo reportado en el 2020, alrededor de 3 millones de unidades, a diferencia de lo estimado que se apuntaba al 12%, lo cual difícilmente se va lograr en este ejercicio.

Las exportaciones de vehículos también reportaron caída de 19.6% durante agosto, con 212,687 unidades, contra los 264,4788 vendidos al mundo. Esta es la mayor baja desde hace 11 años.

Con dichas cifras, la AMIA estimó que las exportaciones mexicanas de autos podrían cerrar el 2021 con el envío de 2.6 y 2.7 millones de unidades.