La perspectiva que se tiene para febrero en el precio de las gasolinas es que, en dólares, se mantenga estable; sin embargo, hay un evento relevante que puede afectar esta estabilidad en México y es la toma de posesión del presidente electo en Estados Unidos, Donald Trump, y sus primeras acciones de gobierno, que encarecerían el dólar frente al peso y en consecuencia, las importaciones de combustibles.

Guillermo García Alcocer, presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), explicó que el promedio del precio de la gasolina en el 2016 contra el 2004 en el mercado de referencia Texas Costa del Golfo de México sí fue más bajo; sin embargo, en los últimos meses del año hubo un nuevo incremento derivado del pacto de la OPEP que redujo la oferta de petróleo e incrementó su precio.

En entrevista, el funcionario explicó que el precio en Texas (uno de los sitios con mayor capacidad de producción de gasolinas del mundo) está en 11.07 pesos por litro y a ese precio hay que sumarle al menos 2 pesos más para introducirlo al país, entonces ésa es la referencia que se tiene en relación con el precio de la gasolina más el IEPS, que es una decisión de recaudación fiscal.

Texas, por ejemplo, el último dato que tengo es que son 11.7 pesos por litro en la bomba, de la Magna, y México es 15.99 que es el promedio que ya se sabe y Nicaragua es 19.4, eso significa que estamos dentro de la franja de precios competitivos , añadió. Consideró que en dólares el precio de la gasolina se mantendrá estable pero al ser importadores netos del combustible habrá que esperar qué efectos tiene el dólar sobre el peso.

García Alcocer agregó que la tendencia en el precio al final del año era de tener un incremento, pero había una banda impuesta, de otra forma, sin este límite el precio de la gasolina en diciembre del 2016 habría terminado sobre los 17 pesos por litro. De cualquier forma, puntualizó, el IEPS es un elemento neutro en la determinación de hacer o no nuevas inversiones en logística o en importadores.

Tenemos una serie de proyectos que ya están en curso en la CRE y con esta señal de precios que refleja el costo internacional van a poder acabar de tomar las decisiones pendientes .

En relación con el manejo del estímulo fiscal que reduce el IEPS en la frontera norte, el presidente de la CRE señaló que hay una negociación entre Pemex y los empresarios gasolineros para ampliar el crédito que da la petrolera y que no repercuta en el patrimonio de las estaciones de servicio.

Se está viendo con Pemex que amplíe el crédito que da a las gasolineras de la frontera, de esa manera al tener un periodo mayor de crédito la gasolinera no tendrá que afrontar el capital de trabajo que le implica financiar este estímulo. Se está llegando a un acuerdo con la SHCP y con Pemex, no es un tema de la CRE , aclaró.

Antes lo que se hacía era que el precio en la terminal de Pemex reconocía dónde se vendería el producto y compraban en Cadereyta diciendo que lo venderían en la frontera, pero lo hacían en el centro, entonces compraban barato y lo vendían caro. Ahora toda la gasolina tiene el mismo precio en la terminal, y al momento de vender en la estación de servicio es cuando se reconoce el menor precio a través del estímulo.

luis.carriles@eleconomista.mx