Con 69% de los votos, la opción de Santa Lucía —la favorita del presidente electo— resultó ganadora en la consulta de cuatro días para decidir la sede del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. La opción de continuar la construcción en Texcoco fue sepultada con apenas 29% de los apoyos.

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunciará este lunes el plan para llevar adelante el proyecto de Santa Lucía, así como el programa para reunirse con los empresarios que actualmente participan en la obra de Texcoco, con el propósito de acordar el destino de sus inversiones.

En conferencia de prensa, el presidente de la fundación Arturo Rosenblueth, Enrique Calderón Alzati,  informó que con 98% de las casillas computadas, se tenía una participación de 1 millón 67,859 personas, de las cuales 310,463 apoyaron la opción de Texcoco, contra 747,000 ciudadanos que votaron por construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, acondicionar el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), así como el aeródromo de Toluca, Estado de México. Lo anterior implicó que 29% se pronunció en favor de Texcoco y 69.95% por Santa Lucía.

Enrique Calderón dijo que fueron anulados 2,722 votos.

“Lo que tiene que hacer el presidente electo, lo hará el día de mañana (hoy lunes), lo hará con base en estos resultados”, dijo Jesús Ramírez, vocero del gobierno electo, cuestionado sobre si este resultado lo asumirá Andrés Manuel López Obrador.

“Este lunes anunciará cuál sería el plan respecto al diálogo (con los empresarios), con los involucrados no sólo del proceso de construcción de Texcoco, sino también con los inversionistas internacionales que tienen interés en conocer el plan que se presenta (Santa Lucía).

“Podemos estar tranquilos los mexicanos de que se va a cumplir con la palabra y que no se va a privilegiar ningún interés económico”,  afirmó Jesús Ramírez.

El próximo vocero presidencial afirmó que las fallas que se presentaron en la consulta, como votos multiplicados, “no afectan en nada los resultados; son marginales estas conductas que se presentaron, esta situación, y lo que queremos destacar es la enorme participación ciudadana, la alegría con que se han presentado”.

Jesús Ramírez comentó que “está abierto todo el proceso de la consulta al escrutinio público, tanto los resultados de casilla, como las propias boletas, como el funcionamiento de la aplicación”.

Por su parte, el futuro jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, dijo no saber cómo reaccionará este lunes el mercado financiero.

Y cuestionado sobre si el gobierno asumirá los costos políticos y económicos de esta decisión, expuso: “Todo depende de si son buenos o malos. Yo creo que son más buenos que malos, si no, no hubiéramos tomado la decisión, pero eso hay que tomarlo despacio, vamos a ver mañana qué pasa”.

Defendió proceso

Durante los cuatro días de la consulta sobre el destino del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador apareció públicamente para llamar a la participación de los ciudadanos.

Con el argumento de que se trató de un ejercicio democrático para evitar que él tomara la decisión de manera unilateral, Obrador desestimó todas las críticas y cuestionamientos sobre la legalidad de la consulta. También insistió en que no cometería fraude en dicho ejercicio y respetaría la decisión.

El presidente electo dijo que “a los camajanes, a los fifís no les gusta la consulta”, pero insistió en que era “un ejercicio democrático”.

“Me están ayudando muchos ciudadanos que están participando para que la decisión no dependa de un solo hombre, por importante que sea, que dependa de todos los ciudadanos, ésa es la democracia; el poder dimana del pueblo, y se instituye para su beneficio. El poder sólo tiene sentido y se convierte en virtud cuando se pone al servicio de los demás.

“Es un ejercicio democrático el ejercicio de la consulta sobre el aeropuerto. Participa y ten confianza, porque se va a respetar el voto, el resultado, lo que opina y decide la gente.

“Elecciones limpias, libres, nosotros nunca hemos hecho una trampa, nunca hemos hecho un fraude electoral, es un asunto de principios, este año luchamos por la democracia, para que sea el pueblo el que elija libremente y decida sobre su destino”, argumentó.