La regulación asimétrica sobre compartición de infraestructura pasiva y de no discriminación de terceras empresas en contratación de contenidos audiovisuales relevantes, entre otras disposiciones regulatorias, a las que está sujeta Grupo Televisa como agente económico preponderante de radiodifusión, pasa por una etapa de recopilación de opiniones que permitan al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) hacer una valoración respecto a la funcionalidad de todos esos ordenamientos impuestos a Televisa desde marzo de 2014 para tener una industria de radio y televisión más equilibrada en México.

El regulador ha publicado una consulta pública, con caducidad al 7 de mayo próximo, en la que todos los interesados en el negocio de la radio y televisión del país pueden opinar en qué ha funcionado y qué hay que modificar, adicionar o suprimir de la regulación asimétrica que se ejerce sobre Televisa, pero con el objetivo de que en ese negocio exista una mayor concurrencia de actores y competencia de mercado.

El IFT quiere saber qué piensa la industria de radiodifusión sobre la efectividad de la regulación asimétrica en temas como la exclusividad de eventos especiales y clubes de compras a los que Televisa está impedida, por ejemplo los mundiales de futbol y las olimpiadas; o si  la Oferta Pública de Infraestructura (OPI) con la que Televisa comparte su infraestructura pasiva ha beneficiado a otros operadores de radiodifusión y a la competencia en ese negocio. El IFT también quiere saber qué opinan los radiodifusores respecto si la regulación asimétrica impuesta a Televisa ha repercutido en un mejoramiento de las inversiones en el sector o si las audiencias se han concentrado en favor de un solo actor o repartido entre varias alternativas de comunicación.

De cara al final de esa consulta y a la eventualidad de que el IFT redefina próximamente la política regulatoria que alcanza a Televisa como preponderante, es demostrable que en las medidas para la compartición de infraestructura existen distintos resultados.

Como muestra, Imagen Televisión  —resultado de la primera licitación de espectro para TV digital en el país— prefirió contratar capacidad de infraestructura pasiva de televisoras públicas para el crecimiento de su cobertura por todo el territorio nacional, a contratar fierros de Grupo Televisa por un criterio económico que no empató con sus planes financieros.

En otra cara de esta moneda, las marcas El Heraldo TV de El Heraldo Media Group y La Octava, operada pero no concesionada directamente a Grupo Radio Centro, iniciaron transmisiones en Guadalajara, a través de un canal multiplexado de una filial de Grupo Televisa allí:  Corporación Tapatía de Televisión, S.A. de C.V.

Pero también algunas televisoras que tenían relaciones comerciales con Televisa han preferido terminar esas alianzas con el preponderante de radiodifusión, porque al ser declarados por el IFT como parte del grupo de interés económico que lidera Grupo Televisa, la regulación asimétrica les dificulta más su desarrollo que beneficiarles en su operación del día a día.

De esto, los ejemplos son Tele-Emisoras del Sureste (Tabasco), Comunicación del Sureste (Chiapas), TV de Culiacán y Televisión del Pacífico (ambas de Sinaloa) que pidieron al IFT no ser más consideradas como parte relacionada del preponderante, porque no tienen más relación con Televisa. Las dos últimas consiguieron ese objetivo apenas el 24 de marzo pasado.

Tele-Emisoras del Sureste es el primer caso documentado, después que demostró la conclusión de todo trato comercial con Grupo Televisa, lo que significa, por ejemplo, que esa televisora no ejerce influencia o control sobre Tele-Emisoras del Sureste y que ésta a su vez no retransmite contenidos de Televisa equivalentes al 40% de su programación regular. En su momento, Tele-Emisoras del Sureste demostró al IFT transmitir al aire 0.0% producciones de Televisa, aunque llegó a retransmitir programación de los canales 4 y 9 de Televisa con origen en la Ciudad de México: “Foro TV” y “Gala TV”. 

El rompimiento entre Grupo Televisa y Tele-Emisoras del Sureste derivó tras la decisión de Televisa de multiplexar entre septiembre y noviembre de 2018 la señal XHVIZ-TDT de Villahermosa en señales adicionales para colocar allí los canales virtuales Nu9ve y Canal 5, además del canal principal de Las Estrellas

Aparte, tras el rompimiento con TV de Culiacán y Televisión del Pacífico, Televisa se verá en las pantallas de Navolato, Cósala, Mocorito, Badiraguato, Angostura, Guasave y Los Mochis, en Sinaloa, y de Tamazula y Ciudad Obregón, en Durango y Sonora, a través de otras frecuencias.

Al contrario, La Octava Televisión y El Heraldo Televisión Jalisco optaron por contratar espacio en los canales virtuales 8.1 y 8.2 de la concesión XEDK-TDT que opera Corporación Tapatía de Televisión de Televisa en Guadalajara. Ambas compañías vieron que en el acceso a la multiprogramación de espectro de esa señal y que Televisa no puede negarse a esa petición, con base en la regulación asimétrica, pueden crecer su presencia en la segunda área metropolitana del país.

Por una radiografía como la anterior, el IFT se interesa en conocer las opiniones de la industria sobre la efectividad de la regulación asimétrica: “La consulta tiene el objetivo de contar con elementos de análisis que puedan ser útiles para evaluar la eficacia, eficiencia e impacto de las medidas impuestas y, en su caso, recibir propuestas de supresión, modificación o adición de éstas”, ha dicho la autoridad reguladora.

Víctor Pavón-Villamayor, presidente ejecutivo de Oxford Competition Economics, expone que la intención del IFT con la publicación de una consulta deja entrever que ha identificado que una regulación a escala nacional, como puede ser la regulación de preponderancia aplicable para Televisa, no siempre podría ser efectiva en algunos mercados y para algunos operadores, que siendo afiliados, resienten mayor los impactos regulatorios que el mismo agente a quien está directamente encaminada la regulación.

“Existe ahora una visión de que las condiciones de preponderancia en los dos sectores—telecomunicaciones y radiodifusión— deben flexibilizarse. En telecomunicaciones, por ejemplo, el argumento es hasta qué punto la liberación tarifaria en ciertos servicios mayoristas para Telmex, como preponderante de telecomunicaciones, puede ser compatible con el régimen de preponderancia actual. Lo cierto, es que ha habido momentos en que la regulación asimétrica genera tensión con otros principios de competencia económica (…) El hecho de que el IFT haya identificado 63 municipios en donde existen condiciones de competencia efectiva, no justificaría el por qué seguir teniendo una regulación tan estrecha en esos municipios”, dice Pavón-Villamayor.

“Si nos situamos en radiodifusión, esta discusión sobre el régimen de preponderancia —la consulta pública— abre la posibilidad de identificar mercados donde posiblemente también exista competencia efectiva y por tanto, no debería ya existir un régimen a raja tabla de la preponderancia en radiodifusión (…) El IFT se encuentra en una situación complicada sobre cómo administrar una regulación a nivel nacional y al mismo tiempo una realidad económica que desvela la existencia de mercados particulares donde no se comparte esa regla, porque en esos mercados algunas empresas han decido salir y otras se han beneficiado de la regulación, por medio de la infraestructura pasiva, pero habría que ver si estos fenómenos son comunes o esporádicos y hacer entonces un verdadero análisis de todos los impactos por esta regulación”.

kg