El miércoles 3 de febrero que ya pasó, los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) votaron por la modificación de una norma técnica cuyo resultado impactará primero a los fabricantes de teléfonos celulares y a los prestadores del servicio telefónico, pero que seguidamente beneficiará a los consumidores con la aparición de ofertas más agresivas en precio y mejoría en la calidad de sus comunicaciones por voz.

Se trata de una modificación a la disposición técnica IFT-011-2017, que desde su oficialización en enero del 2018 establece que todos los teléfonos que se comercialicen en territorio mexicano deben ser capaces de enviar y recibir señales a través de las bandas radioeléctricas de los 700, 800 y 850 MHz y también desde las bandas de 1.7/2.1, 1.9 y 2.5 Gigahertz (GHz), entre otras.

El IFT votó ahora porque los fabricantes y las empresas de telefonía celular también habiliten la tecnología VoLTE en los equipos que desde los siguientes meses se ofrezcan en las tiendas de los operadores, aunque la autoridad todavía dio un plazo de gracia para que los fabricantes realicen las modificaciones técnicas, entre físicas y de software, que sean necesarias en los aparatos y acuerden también con los prestadores del servicio las maneras para hacer las actualizaciones en los equipos que ya se ofertan en las tiendas.

VoLTE —acrónimo de Voice over Long-Term Evolution, voz sobre LTE, por su enunciado en inglés— es una tecnología utilizada para enviar y recibir las comunicaciones de voz de los usuarios, a través de una red de datos 4G y superiores, que aprovecha de mejor manera esas redes al ofrecer al consumidor llamadas de voz con una calidad más nítida, permitiendo además un uso más eficiente de la batería del teléfono e incluso tiene una cierta preferencia entre las redes móviles, pues no busca a cada momento una red celular 2G o 3G para mantener una comunicación de calidad, sino que va por una red de datos.

Aunque VoLTE es una tecnología que viaja sobre datos y es propia de las redes de telecomunicaciones con tecnología LTE Advanced, todavía más evolucionadas, tampoco es necesario que el usuario deba contar con datos móviles disponibles en su cuenta, pues esto ya está considerado por los operadores en los planes de servicio, de pospago, por ejemplo.

Esto es lo que el Instituto Federal de Telecomunicaciones aprobó en febrero, en beneficio del consumidor y de la competencia en el mercado móvil mexicano.  

Más a detalle, la aprobación de esta disposición técnica se traduce también como un costo económico que los fabricantes y los operadores deberán absorber, por las adecuaciones que se tendrán que hacer a los celulares y esos costos serán trasladados al consumidor al momento de adquirir un nuevo teléfono, pero la innovación tecnológica por la que han comenzado a “apagarse” las redes 2G y 3G para enfocarse en redes 4G y posteriores, y la misma competencia que ya han generado las nuevas marcas de servicio con sus planes de prepago y pospago más accesibles en precio, harán que los impactos sean menos tangibles para el usuario; es decir, los operadores tendrán que maniobrar con nuevas estrategias de producto para no dejar ir usuarios por causa del VoLTE.

Ahora mismo, los operadores Telcel, Movistar y AT&T todavía cuentan con redes de comunicación 3G, por donde envían la mayoría de las comunicaciones de voz de los usuarios, a pesar de que también han comenzado a evolucionar sus redes 4G-LTE hacia 4G-LTE Advanced, para, entre otras acciones, enviar por allí la voz vía el VoLTE.

La autoridad IFT reconoce que de validar la modificación a la norma IFT-011-2017 resulta un actor beneficiado: Altán Redes, debido a que esta compañía ha construido su red de telecomunicaciones solamente sobre tecnología 4G-LTE Advanced —ellos le llaman red 4.5G—, y aunque éste es un prestador de servicios mayoristas, los revendedores que le compran capacidad, como Vasanta, Izzi Telecom o Megamóvil, pueden vender paquetes con mejor calidad, al menos en las comunicaciones de voz, pero el hecho de que en México no existiera la obligación de que los teléfonos estén habilitados forzosamente para tecnología VoLTE, complicaba la masificación de esas otras ofertas de servicio, algunas mucho más robustas en Gigabytes de datos móviles y accesibilidad de precios en comparación con las ofertas de Telcel o AT&T.

De acuerdo con el IFT, con los datos más actualizados en el tiempo, en México había en el año 2017 un parque de 15 millones de teléfonos habilitados para usarse bajo la cobertura de la banda de los 700 MHz —la que explota Altán Redes— y al mismo tiempo habilitados para soportar tecnología VoLTE.

El regulador quiere que esa cifra se incremente a 67 millones de aparatos para el año 2023, según su resolución P/IFT/030221/27, pues ello significaría una mayor diversidad de ofertas para el consumidor y competencia y concurrencia más aguerrida entre operadores.

Al arranque del año 2021 había en México un aproximado de 126 millones de líneas celulares, de entre todas las marcas y planes de servicio.

Según las propias marcas con sobrado reconocimiento en México, estos son algunos de los teléfonos que ya están habilitados desde la fábrica con tecnología VoLTE. Altán Redes hace todavía un listado más detallado de equipos aquí.

  • Apple.- iPhone XS Max y iPhone 12
  • Huawei.- P30 Lite
  • LG Electronics.- K42 y LG Velvet
  • Motorola.- Moto e7i Power
  • Samsung.- Galaxy A52

Conforme las necesidades del propio usuario con sus comunicaciones de voz, será éste mismo quien decidirá en último grado encender o apagar la funcionalidad del VoLTE en la configuración de su teléfono.

Lo que dijeron los comisionados del IFT

Pero mientras, los comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones argumentaron en su sesión del 3 de febrero, porqué es positivo para el mercado móvil que esta innovación del VoLTE se masifique.

Ramiro Camacho Castillo

“La tecnología VoLTE trae consigo ventajas no sólo para el usuario final, sino también para los concesionarios y/o autorizados. Por una parte, esta tecnología permite al usuario realizar llamadas de voz de manera más rápida, con un ahorro en batería del equipo de hasta el 40% en comparación con la tecnología de voz sobre IP; por otro lado, le permite a los operadores ofertar servicios multimedia con nuevas funcionalidades, tales como videollamadas, transferencia paralela de videos y mensajes entre diversos dispositivos”.

Adolfo Cuevas Teja

“Esto tiene que ver con garantizar un pleno acceso a los servicios de telecomunicaciones, el cumplimiento del derecho humano que ofrece y que garantiza nuestra Constitución a los mexicanos y que, evidentemente, va más allá de meros aspectos conceptuales o generales (…) La decisión favorece una plena igualdad y elimina cualquier barrera, plena igualdad entre competidores, entre redes competidoras y, en el caso particular de Altán, de los operadores virtuales agregados a dicha red, frente a los operadores tradicionales”.

Sostenes Díaz

“Con esta disposición técnica empoderamos a los usuarios al darles la oportunidad de tener acceso a una mejora en el servicio de LTE, además de ejercer su derecho a elegir libremente al operador móvil que les ofrezca este servicio, evitando que deban adquirir otra terminal móvil que sí cuente con los parámetros VoLTE habilitados y activos de dicha red, lo que generaría un costo adicional”.

Mario Germán Fromow

“Se está quitando una barrera que había a la entrada de estos dispositivos, que podían funcionar en algunas redes y en otras no. Los dispositivos que tengan habilitado el VoLTE, que lo tengan de fábrica como tal, tampoco venían acordes con las redes de ciertos concesionarios. Por lo tanto, todo era complicado en un proceso de Portabilidad, por ejemplo, que funcionaran completamente cuando se hacía el cambio de número de una red a otra; entonces esto representaba, en algunos casos, una barrera y con esta decisión, la estamos eliminando”.

Javier Juárez Mojica

“Esto representa la certeza de que los usuarios puedan ejercer plenamente su derecho a elegir libremente su proveedor de servicios, sin restricciones que limiten el uso de la tecnología y las funcionalidades disponibles en su equipo terminal. Esta decisión nos muestra con claridad que las telecomunicaciones no se componen solamente de concesionarios y autorizados, o de redes de telecomunicaciones, como en algunas ocasiones se ha querido hacer valer; el desarrollo eficiente del sector telecomunicaciones va mucho más allá de eso y requiere conocimiento especializado. En este caso específico, conocimiento de los equipos terminales móviles, pues en caso contrario los usuarios podrían ver limitadas sus alternativas”.

Arturo Robles Rovalo

“Esto refleja un paso más en la labor que tiene el IFT, no sólo de proteger y potenciar la libre competencia; que puedan los usuarios ejercer libremente su derecho a elegir cuál es el proveedor que les da mejores condiciones. También proteger a los propios usuarios para que todas las terminales funcionen a través de las distintas redes (…) La interoperabilidad de los equipos es uno de los requisitos indispensables para continuar con el servicio y para que las redes de telecomunicaciones funcionen correctamente; VoLTE es el protocolo más utilizado para las redes 4G y permiten hacer un mejor uso del espectro, dado que en la voz viaja a través de los datos, con lo que se permite un mejor aprovechamiento de los anchos de banda”.