Un incremento de hasta 3.5% al salario mínimo no traería mayores efectos en la productividad empresarial laboral, concluyó la Comisión Consultiva para la Recuperación Gradual y Sostenida de los Salarios Mínimos Generales y Profesionales (CCRSM) en el informe con todos los análisis que presentó al Consejo de representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), quien en poco tiempo deberá emitir una opinión sobre la pertinencia de elevar el salario mínimo.

No obstante, la cifra planteada resulta menor que el incremento propuesto por instancias como el Gobierno de la Ciudad de México, quien ha planteado un incremento de 22% de 73 a 89 pesos , con el propósito de alcanzar el valor de la canasta alimentaria urbana que ha definido el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

De acuerdo con el informe de la CCRSM, que cuenta con 12 apartados, los resultados de este análisis indican que un aumento del salario mínimo en 3.5% no tendría un impacto en la productividad empresarial ni en el empleo (...); esto no indica que, ante mayores incrementos, sí se pudieran observar dichos efectos . Según parte de las conclusiones que se presentaron, si un salario está por encima del valor de equilibrio del mercado, éste puede afectar la productividad; desde el punto de vista de las empresas, contribuiría a incrementar el costo de mano de obra relativo a los precios de otros factores de producción. A nivel individual, hay un cambio en el costo de oportunidad de la educación y la formación. En la economía en general, incrementos en el salario podrían afectar la estructura de la demanda laboral .

Aun cuando no existe fecha precisa para que el Consejo de la Coansami determine si es viable incrementar el salario, tal y como lo ha sugerido el gobierno federal a través de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la postura de la Conasami respecto de la productividad refiere que un alza al salario afectaría a empresas pequeñas, podría aumentar los costos llevándolas a la quiebra .

Sin embargo, el análisis que presentó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestra que el valor real de los salarios en México ha disminuido en aproximadamente 15% en menos de 10 años, aumentando la desigualdad.

En ese sentido, recomienda que México tiene margen para políticas que ayuden a crear un contexto donde los salarios dejen de perder valor real. Esto ayudaría a incrementar el poder adquisitivo de las familias, lo cual fomentaría el consumo interno e impulsaría la demanda agregada .