La ingeniería mexicana, junto con los productos y equipos de calidad hechos en México, debe ser incorporada en las obras y proyectos que desarrolle el gobierno federal, para elevar el contenido nacional, y que a su vez reactiven las cadenas productivas nacionales, pugnó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), en medio del hundimiento de la actividad industrial y pérdida de empleo.

Juan Manuel Chaparro, presidente de Fomento Industrial de la Canacintra, dijo que urge contribuir a la creación de empleos formales en el mercado interno, luego de que la generación de empleo registró una tasa de crecimiento de 4% de enero a junio del 2018 y que se redujo a 2.4% en el mismo periodo del presente año. “Estas cifras reafirman la necesidad de un cambio de rumbo en la dirección de la economía mexicana”, afirmó.

Refirió que la incertidumbre que ha persistido durante los últimos siete meses en los sectores de la construcción, minería, eléctrico, petrolero, metal mecánico, y del transporte ha afectado el desarrollo y avance de la economía del país, ya que se ha dejado de adquirir maquinaria y equipos considerados como bienes de capital.

Lo anterior ha provocado una caída en este sector de bienes de capital que supera 20%, y esto ha impactado con reducciones a su plantilla laboral y que encuestas de especialistas proyectan generar cerca de 450,000 nuevos empleos en este 2019, cuando en el 2018 se lograron cerca de 661,000 puestos de trabajo, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo.

“Si el gobierno federal invierte más en infraestructura en forma inmediata y si esto se conjunta con una baja en las tasas de interés actuales, seguramente estos dos conceptos impulsarían positivamente una reactivación del mercado interno, por una mayor demanda de productos y servicios. Entonces para el año 2020 se podría estimar en forma optimista un crecimiento promedio de 1.8% del PIB y quizás hasta de 2% para el 2021”, agregó.

Con estas acciones, el sector privado sería atraído a invertir más, se provocaría la cadena inercial de confianza que necesita el país para crecer más. El representante de la Canacintra refirió que la incertidumbre económica que predomina está originada por la falta de confianza de los inversionistas y factores internos generados por el actuar gubernamental ante la falta de continuidad sobre algunas de las obras y proyectos cancelados, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el proyecto de Zonas Económicas Especiales, y la anulación de rondas petroleras.

[email protected]