México debe avanzar de manera más acelerada en diversificar sus relaciones comerciales a través de un mayor uso de sus tratados, al grado de ubicarse como un puente de conexión entre naciones de Asia, Europa del Este y Latinoamérica.

El director de Comercio Internacional de HSBC México, Mauricio Muñoz, consideró que el principal obstáculo que tienen los empresarios mexicanos para expandir sus negocios a otros mercados es el desconocimiento justamente de los tratados firmados por México.

A la fecha, México tiene firmados 11 tratados comerciales que se extienden a 43 países, pero se ha comprobado que la cantidad de acuerdos no siempre significa tener fortaleza o ventajas competitivas.

Los empresarios mexicanos "deben dejar se ser tímidos y de nada más voltear a Norteamérica y empezar a ver otros países y regiones donde podemos hacer negocio", destacó.

El directivo refirió que con base en los resultados del Indice de Confianza de Comercio Internacional de esta institución, las empresas mexicanas encuestadas ubican como principales socios a Estados Unidos y Canadá, con 76 por ciento.

Le siguen socios de países de América Latina con 41%, China con 22% y de Europa Central con 15 por ciento.

De hecho, refirió, dentro de los próximos seis meses, estas expectativas muestran algunos cambios, ya que los empresarios nacionales esperan un incremento en sus negocios con Estados Unidos y Canadá de 4.0% y con Europa Central de 3.0 por ciento.

Mientras, con América Latina no se prevé crecimiento y con China el porcentaje se reduce marginalmente en 1.0%, comentó el directivo en una reunión con representantes de medios de comunicación.

Al respecto, el director de Comercio Internacional de HSBC para América Latina, Luiz Francisco Pereira Simione, consideró importante que los empresarios mexicanos exploren otros mercados para reducir la dependencia con el vecino del norte.

Ello, aun cuando la participación del comercio con Estados Unidos en la economía mexicana ha bajado en la última década, de más de 85% a 66%, señaló.

No obstante, consideró que se tiene mucho que avanzar en los tratados comerciales ya firmados por el gobierno de México.

En su opinión, una oportunidad puede ser la relación creciente con China, ya que México puede convertirse en un puente de conexión no sólo para surtir su mercado doméstico, sino también a países de Latinoamérica, que aún no tienen esta relación con la nación asiática.

México debe aprovechar más su posición geográfica y ya no sólo voltear hacia Centroamérica, por su actividad manufacturera, sino buscar relaciones comerciales con países sudamericanos que lo complementen, como Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Perú, que son economías muy fuertes en agronegocios y commodities, añadió.

Según los resultados del Indice de Confianza de Comercio Internacional 2011, las compañías mexicanas consultadas tienen una perspectiva positiva respecto a sus oportunidades de negocios en los siguientes seis meses, a pesar de la incertidumbre del crecimiento de la economía global.

De esta forma, México ha llegado a ocupar el tercer lugar de la muestra con 125 puntos, sólo por debajo de Arabia Saudita e India.

Comparado con el resto de la muestra, México se encuentra 11 puntos arriba del promedio global que fue de 114 puntos, lo que confirma que hay optimismo entre exportadores e importadores nacionales sobre sus expectativas comerciales para los siguientes seis meses.

apr