Las relaciones comerciales de México con otros países y regiones del mundo se deben diversificar para disminuir la dependencia de la economía nacional del mercado de Estados Unidos, planteó la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra).

Además, expuso, debemos impulsar y fomentar una industria exportadora próspera que cuente con incentivos para la adopción de tecnologías, que tenga bajos costos en el comercio y transporte.

Esto puede lograrse si se realizan las reformas estructurales que necesita el país y se implanta una política industrial que refleje las prioridades y necesidades de sectores y regiones, pues 'la liberación de las políticas comerciales no es un sustituto de las propias reformas, sino un complemento de ellas'.

En la actualidad, el organismo industrial señala que las directrices de la globalización han demostrado que la política exterior de las naciones, incluso las menos desarrolladas, se sitúa en el centro de la discusión tanto a nivel nacional como internacional.

Así, más que centrar el debate sólo en el comercio, es indispensable llevar acciones concretas en materia de cooperación y diálogo político que permitan conocer opiniones sobre la necesidad de diversificar las relaciones de México con otros países y regiones del mundo, a fin de disminuir la dependencia del mercado estadounidense.

En su publicación 'Sinopsis económica', la Canacintra considera que la relación bilateral con Estados Unidos es uno de los aspectos más delicados de la agenda de política exterior en México.

Se debe disminuir la dependencia estructural de la economía mexicana con respecto a la estadounidense, pero difícilmente se podrá experimentar, en el corto plazo e incluso en el mediano, una verdadera diversificación.

Para el organismo industrial, cualquier intento que se realice para incrementar los flujos comerciales con América Latina, de manera dramática, será insuficiente para revertir el patrón comercial del país con el exterior.

Respecto a la relación con América Latina, estima que no se han fijado prioridades para establecer verdaderas alianzas estratégicas a nivel bilateral. Además, el creciente liderazgo de Brasil en la región resta posibilidades al de México.

Por otra parte, la relación con la Unión Europea ha sido de gran importancia para México en su estrategia de diversificación de sus contactos económicos exteriores, pero en los últimos años ésta se ha estancado.

Refiere que el acercamiento con los países de Asia, la zona de mayor crecimiento económico mundial, se ha encauzado a través de las relaciones económicas, descuidando el entendimiento político.

Las relaciones con China, por ejemplo, son un punto y aparte, ya que el déficit comercial de México con ese país es sumamente alto y lo seguirá siendo en forma creciente en los años por venir. Lo mismo acontece en las relaciones con Japón, Taiwán, Corea y Singapur, advierte el organismo.

apr