Las petroleras privadas que operan en México han invertido un total de 18,000 millones de dólares de 2015 a la fecha y tienen compromisos por 42,000 millones de dólares durante la vida de los contratos.

Según la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) se han ejecutado inversiones por 7,622 millones de dólares, en proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos; 2,872 millones dirigidos al Fondo Mexicano del Petróleo; 2,513 en transferencias a Petróleos Mexicanos (Pemex); 4,657 millones de dólares en pagos de información al Centro Nacional de Información de Hidrocarburos (CNIH) y en Actividades de Reconocimiento y Exploración Superficial (ARES), y 400 millones en aprovechamientos para la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

México es el principal beneficiario de las rondas de licitación que derivaron de los contratos petroleros que permiten la participación de las empresas distintas a Pemex en la industria de exploración y producción”, aseguró el organismo en un comunicado.

Asimismo, en 2020 las empresas privadas destinaron 2,550 millones de dólares en inversiones para el fortalecimiento de proveedores nacionales.

También subrayó que, tan sólo entre 2019 y 2020, la contribución de los privados para incrementar las reservas de hidrocarburos 1P, 2P y 3P fue de 29%, 43% y 39%, respectivamente, además de la producción de 69.5 millones de barriles diarios promedio a junio de 2021.

Destacó los 12 descubrimientos de hidrocarburos en el periodo entre el 2017 y el 2020 que, previó, van a contrarrestar el declive de los yacimientos que están produciendo actualmente.

La Amexhi aclaró que en la evaluación de los beneficios de los contratos petroleros se deben incorporar indicadores adicionales al volumen de producción, como los señalados anteriormente.

Puntualizó que sólo 34 de los 111 contratos firmados con el Estado mexicano se encuentran en la etapa de producción, mientras que el resto están en la de exploración.

De igual forma, explicó que la renta petrolera del Estado en los contratos es de 74% aproximadamente, uno de los mayores porcentajes del mundo, remarcó, lo que significa que la mayor parte de los ingresos derivados de la producción total de los contratos son para México.

“En suma, estos resultados muestran el compromiso de la industria con el país y señalan que el ganador  de las rondas es México”, expresó la Amexhi.

karol.garcia@eleconomista.mx

kg