El Gobierno de Perú decidió renovarle los contratos de concesión a Telefónica durante 18 años y 10 meses, luego de que la operadora de origen español aceptara cumplir con las exigencias pactadas con el Ejecutivo, las cuales aceptó sin modificaciones.

Hemos recibido la propuesta de parte de Telefónica y han aceptado de manera incondicional todos los términos y condiciones planteados por este gobierno. En los días siguientes le daremos curso a todos los procedimientos para renovar los contratatos de telefonía móvil de esta compañía , informó el ministro de Transportes y Comunicaciones, Carlos Paredes.

Entre las condiciones a las que ha accedido Telefónica está la creación de una tarifa social móvil, que equivaldrá a la mitad de la tarifa vigente y beneficiará a un millón de personas asistidas por programas sociales como Juntos y Cuna Más.

Además, ampliará la cobertura de sus servicios de modo que 100% de las poblaciones con más de 400 habitantes cuente con telefonía móvil y brindará acceso gratuito a Internet satelital a las entidades estatales ubicadas en los 661 distritos más pobres del país.

Esto significa que para la integridad del territorio nacional se estarían renovando las licencias de Telefónica Móviles para que pueda operar durante los próximos 18 años y 10 meses, esto en función de la evaluación de desempeño que llevó a cabo Osiptel , agregó.

Telefónica había solicitado al Gobierno la renovación de tres contratos de concesión. Primero, las bandas de 800 Megahertz (MHz) para Lima y Callao, que vencieron en mayo del 2011; segundo, las bandas de 1,900 MHz, también para Lima y Callao, vencidas desde junio del 2011, y por último, la banda de 800 MHz para fuera de Lima y Callao, que venció en febrero del 2012.

Telefónica, que opera en el país andino desde hace dos décadas, es la mayor firma de telecomunicaciones en Perú y una de las mayores compañías del sector en América Latina.

La renovación de las licencias con Telefónica, que tiene más de 20 millones de líneas de telefonía celular en servicio en Perú, ha sido criticada por algunos sectores de la oposición porque la filial local de la operadora española mantiene una deuda no reconocida con el recaudador de impuestos peruano.

El Gobierno de Perú busca cobrarle una deuda equivalente a unos 860 millones de dólares por impuestos e intereses correspondientes al 2000 y al 2001.

El acuerdo se produjo a días de la llegada del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que arribará a Lima el 24 de enero para una visita oficial de un día, en la que se reunirá con el mandatario peruano Ollanta Humala.

(Con datos de Reuters y AFP)