Perú, en medio de una convulsión política por la continua sucesión de presidentes y con una de las tasas de mortalidad más elevadas del mundo por la pandemia de coronavirus, habilitó al grupo América Móvil del empresario mexicano Carlos Slim con la oportunidad de ofrecer servicios móviles e inalámbricos fijos desde la banda de los 3500 MHz (3.5 GHz), a través de tecnologías WiMAX, LTE y 5G, con lo que ese país, a fin de reactivar su economía que se hundió 11.12% en 2020, se convierte en una de las primeras naciones de América en permitir que los operadores exploten esa banda de la manera comercial que mejor haga sentido a su negocio. A la fecha, México sólo permite la explotación inalámbrica fija y para Internet desde dicho espectro.

América Móvil, además de la chilena Entel, puede explotar desde hoy su tramo de 3.5 GHz en 111 localidades de las provincias de Arequipa, Ica, Lambayeque, La Libertad, el Callao y la capital Lima, que en conjunto reúnen al 81% de la población peruana, aunque en tierra significan menos de un quinto del territorio del Perú, con lo que la estrategia del Estado peruano con esta acción pasa por apoyar los procesos productivos del país, en una combinación de tecnologías 5G-Internet de las cosas (IoT), y por detonar también aplicaciones de salud, educación y apoyo social para los más desprotegidos de esas regiones.

El Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones y el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Perú, autoridades equivalentes a la SCT y el IFT de México, avalaron que América Móvil, vía su marca comercial Claro, explote las bandas de los 3450-3475 MHz y 3550-3575 MHz, en tanto el regulador Osiptel y el MTC afinan un nuevo concurso de licitación para entregar más frecuencias de ese tipo a la industria y mientras reordenan de una vez toda la banda con bloques más grandes y contiguos para una explotación más apropiada con tecnología 5G y otras, acción que México ya concretó el año pasado esa banda.

Perú estima que el reacomodo de las frecuencias de 3.5 Gigahercios para su explotación desde redes de 5G y en conjunto con otras bandas, generaría para el país una inversión de 5,000 millones de soles, alrededor de 1,370 millones de dólares, en el mediano plazo; en tanto que todo el ecosistema 5G aportaría el 1% del PIB peruano para el año 2030.

La dificultades inmediatas que tendría América Móvil en particular con su 3.5 GHz peruano, estarían en el ancho de banda y ubicación de frecuencias en ese espectro, pues la compañía requeriría más 50 MHz de señales —tiene 25+25 MHz allí— para presentar una oferta competitiva de 5G. En el caso de su matriz mexicana, AMX cuenta con 100 MHz de señales de 3.5 GHz, después de que Telcel adquirió 50 MHz de Telmex y 50 MHz más de Axtel a lo largo del 2020.

“Ocurrió que se han modificado las características técnicas de la banda de 3.5 GHz que tenían las empresas desde años atrás, para fijo inalámbrico nada más y ahora la pueden explotar para usarse en móvil y en 4G LTE y 5G (…) El asunto es que se han ampliado las características técnicas para 5G también, pero cada compañía tiene 50 MHz y las frecuencias no están ordenadas; se requerirían de 80 a 100 MHz para aprovechar de mejor manera las bondades de 5G”, dijo la exviceministra de Comunicaciones de Perú, Virginia Nakagawa Morales.

“Pero es un avance, mientras sale el concurso de licitación y será fundamental que Proinversión lo ejecute sin demora y que haya compromisos de cobertura. El MTC debe tener esa mirada”, expuso Virginia Nakagawa, que renunció al ministerio cuando el Congreso de ese país expulsó a Martín Vizcarra de la presidencia en noviembre de 2020.

Perú ha prometido que este mes de marzo irá al mercado con una subasta de frecuencias de 3.5 GHz y con paquetes de señales milimétricas en la banda delos 26 GHz, también para 5G.

“La empresa solicitó la modificación de las características técnicas de operación, a fin de brindar los servicios portador local y de telefonía fija local en la banda 3.5 GHz, usando las tecnologías WiMAX, LTE y 5G. La prestación de los servicios no dependerá del uso exclusivo de una tecnología única, sino que el objetivo es hacer un uso eficiente del espectro radioeléctrico. Respecto a la tecnología 5G, la empresa señaló que esta tecnología a implementar será bajo el estándar SA (Stand Alone)”, informó a su vez el gobierno peruano en una comunicación de prensa.

Perú es uno de los mercados prioritarios para América Móvil. Allí, el holding mexicano levantó 1,380 millones de dólares en todo el 2020, de acuerdo con reportes financieros de la compañía, en tanto que el margen de Ebitda de Claro Perú pasó de 30.9% en marzo de ese año, a 37.1%, indicativo de que la empresa se encuentra en una mejor posición para le inversión, a pesar de haber descendido sus ingresos generarles en un estimado de 5.0%  por la pandemia de Covid.

Aun en año de pandemia, América Móvil agregó 633,000 clientes móviles en Perú y en diciembre tuvo su mejor alza en ocho años. En cuanto el segmento fijo, Claro reportó un alza de 19.5% en sus ingresos del rubro por un crecimiento del 45% en sus ingresos por banda ancha fija.

La confianza del consumidor peruano también mejoró para Claro en el último trimestre de 2020, según los reportes a Bolsa, pues el criterio del churn se redujo de un 5.0% a 3.6 por ciento.

En 2016, América Móvil adquirió también el control del 100% del capital de Olo del Perú S.A.C. y TVS Wireless S.A.C., para hacerse con frecuencias de 2.5 GHz y por un valor de 102 millones de dólares. Aparte, meses después consiguió una concesión para explotar tramos de la banda de 700 MHz durante veinte años por una contraprestación de 1,002 millones de dólares.