La utilidad que generó Petróleos Mexicanos (Pemex) en el primer semestre del 2012 fue de 473,227 millones de pesos, pero sólo pudo retener 2% debido al pago de impuestos que nuevamente llevó a la paraestatal a romper su propio récord en contribuciones.

Los impuestos, derechos y obligaciones de Pemex durante el primer semestre del 2012 alcanzaron un total de 465,000 millones de pesos, lo que significó un alza interanual de 11%, de acuerdo con su reporte financiero semestral; pese a que uno de los principales propósitos de la reforma energética del 2008 era disminuir la carga tributaria sobre Pemex para que ésta pudiera incrementar sus inversiones, la participación de los hidrocarburos en los ingresos del sector público se ha mantenido en el mismo nivel durante los últimos 12 años en que la paraestatal ha contribuido en promedio con 34% de los ingresos del sector público.

Al no poder retener sus utilidades, Pemex históricamente ha tenido que buscar fondos de inversión en el extranjero, con inversionistas nacionales a través de créditos bancarios, con agencias de crédito a la exportación y contratistas. La deuda de Pemex en este primer semestre del año se coloca en 58,140 millones de dólares (700,000 millones de pesos).

Para las calificadoras Standard and Poor’s, Fitch Ratings y Moody’s, los indicadores financieros de Pemex, después de impuestos, reflejan el peso de sus grandes obligaciones por pagos sin fondear, los elevados impuestos que paga, la limitada autonomía que da el gobierno a la empresa y una relativa ineficacia operativa en su gestión.

PÉRDIDA EN SEGUNDO TRIMESTRE

Aunque Pemex registró una pérdida neta de 25,917 millones de pesos en el segundo trimestre del año, en el acumulado de enero a junio el rendimiento neto fue de 7,964 millones de pesos, cifra 54.7% menor en comparación con los 17,505 millones de pesos del primer semestre del 2011.

Al 30 de junio del 2012, los ingresos por ventas ascendieron a 817,400 millones de pesos; la producción total alcanzó los 3.67 millones de barriles diarios equivalentes, mientras la de crudo fue de 2.53 millones de barriles.

Los ingresos antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización se ubicaron en 597,600 millones de pesos, lo que es considerado un máximo histórico para la paraestatal, con un crecimiento de casi 13%, ya que en el mismo periodo del 2011 dicho monto fue de 545,700 millones de pesos.

La mezcla mexicana tuvo un precio promedio de 105 dólares por barril, mientras que el año pasado fue de 99 dólares por barril.

[email protected]