La producción de petróleo crudo de Petróleos Mexicanos (Pemex) con socios tuvo una reducción mensual de casi 1% o 16,000 barriles diarios en octubre, ubicándose en 1.627 millones de barriles por día, lo que además implicó una caída anual de 1.7% o 28,000 barriles por día, según las últimas estadísticas de la empresa.

La reducción se dio tras dos meses de aumentos productivos, luego de que en julio pasado Pemex tuvo su peor nivel de producción en 40 años.

En el acumulado de los primeros 10 meses del año, la producción de crudo promedió un volumen de 1.663 millones de barriles por día, con lo que disminuyó 0.6% anual o 10,000 barriles por día en comparación con los 1.673 millones de barriles diarios que se reportaron en el mismo lapso de 2019.

Entre enero y octubre, la producción de crudo de Pemex ha caído 36% en una década, con lo que este año se produjeron 92,000 barriles menos que los que se reportaban en 2010. En el promedio de los últimos 10 años, cada ejercicio se reduce en 4.2% la producción de petróleo, con lo que la estatal ha bajado en 92,000 barriles diarios menos cada año su aportación a la producción nacional.

En su Plan de Negocios 2019-2023, anunciado en julio del 2019, Pemex pronosticaba una producción promedio de 1.866 millones de barriles diarios en el 2020, antes del choque de demanda de por la pandemia del Covid-19.

En su presentación con motivo de su comparecencia ante diputados a mediados de octubre pasado, Octavio Romero, director de Pemex, planteó que la producción promedio del 2020 sería de 1.714 millones de barriles, por lo que la extracción actual de aceite está 50,000 barriles por debajo.

El directivo expuso, de hecho, que esperaba que la producción de líquidos de la empresa se ubicara en 1.9 millones de barriles al cierre del diciembre.

Durante mayo y junio el gobierno federal comprometió ante los países petroleros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y no afiliados (OPEP+) una reducción de 100,000 barriles diarios en la producción de Pemex, para aportar una caída en la oferta mundial que pudiera elevar los precios que para le Mezcla Mexicana tuvieron incluso negativos durante algunas horas en marzo. Sin embargo, la mayor reducción productiva se observó en el mes siguiente, julio, en que la extracción de Pemex con socios cayó hasta 1.595 millones de barriles por día, su peor nivel en cuatro décadas.

Así, la producción de crudo del mes de octubre estuvo incluso por debajo del mes de mayo, que fue el primero en que se suspendió la extracción de algunos campos maduros, según la dirección de la empresa, para deliberadamente bajar a 1.633 millones de barriles diarios la producción de la petrolera estatal.

En octubre, la producción petrolera de Pemex sin socios se ubicó en 1.608 millones de barriles por día, cayendo en 0.98% en un mes, con lo que se extrajeron 16,000 barriles diarios menos que en septiembre. Además de se redujo en 1.8% en un año, luego de que se extrajeron 29,000 barriles diarios menos que en octubre de 2019.

Por primera vez desde que Pemex tiene registros de la composición de sus actuales yacimientos, la producción de crudo pesado cayó por un millón de barriles diarios, ya que en octubre la producción de este tipo fue de 995,000 barriles por día, con una reducción mensual de 2.5% o 26,000 barriles diarios en relación con septiembre.

La extracción de crudo ligero aumentó en 7,000 barriles por día en un mes, para ubicarse en 493,000 barriles por día, y la producción de petróleo súperligero fue de 139,000 barriles por día, con un aumento mensual de 3,000 barriles diarios.

karol.garcia@eleconomista.mx