Petróleos México (Pemex) reportó en el cuatro trimestre de 2019 una pérdida en el periodo de 169,768 millones de pesos, un 8.0% mayor a la pérdida de 157,330 millones de pesos reportada en el mismo periodo de 2018. En la comparativa anual, la pérdida fue de 346,135 millones de pesos, que en porcentaje significa una baja de 92 por ciento.

Nada más en el cuarto trimestre del 2019, Pemex registró una pérdida neta de casi 169,800 millones de pesos, superior en 7.9% a la registrada en el mismo lapso del año anterior.

La petrolera estatal tuvo ventas totales por 320,100 millones de pesos, mismas que se redujeron en 21.6% en comparación con el 2018.

En su conferencia telefónica con inversionistas sobre los resultados al 31 de diciembre del año pasado, la empresa estatal informó que el costo de ventas de la empresa también disminuyó, llegando a 307,300 millones de pesos en el cuarto trimestre del año pasado, con una mejora de 5.3% en contraste con el año anterior. Así, el rendimiento bruto del periodo fue de 71,800 millones de pesos negativos, con lo que empeoró 39.7% en contraste con el año anterior.

Los gastos administrativos y de distribución se ubicaron a la vez en 37,200 millones de pesos, con una caída anual de 5.5%, para llegar a un rendimiento de operación negativo de 112,200 millones de pesos, en contraste con el balance positivo por 86,100 millones de pesos reportado en el cuarto trimestre del año anterior.

Además, Pemex tuvo un costo financiero por rendimiento e instrumentos derivados de 35,500 millones de pesos, superior en 11.9% al del 2018, pero una utilidad cambiaria de 69,700 millones de pesos, en contraste con los 73,600 millones de pesos negativos del año anterior en este rubro.

Finalmente, la situación tributaria de la empresa mejoró en un año, luego de una erogación en impuestos y derechos de 90,600 millones de pesos, inferior en 34% a los 137,400 millones de pesos erogados en el último cuarto del año anterior.  

erp