Los aranceles de Estados Unidos a China han hecho que otras economías sean más competitivas en el mercado estadounidense y han llevado a un efecto de desviación del comercio, teniendo como los principales beneficiarios a Taiwán y México en el primer semestre del 2019, concluyó un análisis difundido este martes por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por su sigla en inglés).

De las pérdidas de exportaciones chinas de 35,000 millones de dólares en el mercado estadounidense, aproximadamente 21,000 millones (o 63%) se desviaron a otros países, mientras que el resto, 14,000 millones, fue perdido o capturado por los productores estadounidenses.

Según el informe, los aranceles de Estados Unidos a China provocaron que Taiwán (provincia de China) obtuviera 4,200 millones de dólares en exportaciones adicionales al mercado estadounidense en el primer semestre del 2019 al vender más maquinaria de oficina y equipos de comunicación.

En la segunda posición, México aumentó sus exportaciones a los Estados Unidos en 3,500 millones de dólares, principalmente en los sectores agroalimentario, de equipos de transporte y de maquinaria eléctrica. La Unión Europea ganó alrededor de 2,700 millones de dólares debido al aumento de las exportaciones, principalmente en maquinarias.

En tanto, las exportaciones de Vietnam a Estados Unidos subieron en 2,600 millones de dólares, impulsadas por el comercio de equipos y muebles de comunicación.

Por último, los beneficios de desviación del comercio para Corea, Canadá e India fueron más pequeños pero aún sustanciales, y oscilaron entre 900 millones y 1,500 millones. El resto de los beneficios fue en gran medida para otros países del sudeste asiático. Los efectos de desviación del comercio que favorecen a los países africanos han sido mínimos.

El estudio “Comercio y efectos de desviación del comercio de los aranceles de los Estados Unidos sobre China” muestra que la guerra comercial en curso entre estas dos potencias ha provocado una fuerte disminución del comercio bilateral, precios más altos para los consumidores y efectos de desviación del comercio.

Al analizar las estadísticas comerciales publicadas recientemente, el estudio encuentra que los consumidores estadounidenses están soportando la mayor parte de los aranceles de Estados Unidos sobre China, ya que los costos asociados se han transferido en gran medida a ellos y a las empresas importadoras en forma de precios más altos.

Sin embargo, el estudio también revela que las empresas chinas recientemente comenzaron a absorber parte de los costos de los aranceles al reducir los precios de sus exportaciones.

“Los resultados del estudio sirven como una advertencia global. Una guerra comercial perder-perder no sólo está perjudicando a los principales contendientes, sino que además compromete la estabilidad de la economía global y el crecimiento futuro”, advirtió la directora de comercio Internacional y Productos Básicos de la UNCTAD, Pamela Coke Hamilton.

El análisis muestra que los aranceles de Estados Unidos causaron una pérdida de exportación de 25%, lo que infligió un golpe de 35,000 millones de dólares a las exportaciones chinas en el mercado estadounidense de bienes arancelarios en el primer semestre del 2019.

[email protected]