Organizaciones civiles consideraron que el incremento al salario mínimo en 17 pesos del actual no genera efecto inflacionario, una ventaja ante la reciente desvinculación del salario mínimo aprobada recientemente por unanimidad en el Congreso de la Unión.

Debido a lo anterior, la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza destacó que ya no hay pretexto para no incrementar el salario mínimo por encima de la línea de pobreza que establece el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Explicaron que ese incremento (en 17 pesos del actual), beneficiaría únicamente a menos del 15% de los trabajadores con los menores ingresos.

En México 262 reglamentos federales estaban vinculados al salario mínimo y en 118 de ellos se tomaba como referencia para efectos legales como sanciones, multas de tránsito o límites de pagos; en tanto que a nivel estatal alrededor de 40% de las legislaciones lo utilizaba como referencia.

Desde 1992, el salario mínimo no cubre el costo de la canasta básica fijada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y ahora por Coneval, lo cual viola el Artículo 123 Constitucional que establece: Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos .

De acuerdo con el Banco Mundial, el salario mínimo en México es uno de los peores de América latina, incluso por debajo de economías muy pequeñas como las de Honduras, El Salvador, o Nicaragua y apenas por encima de Haití, con 175.5 dólares mensuales. En tanto que comparado con los países de la OCDE, resulta el peor, con 5.8 dólares al día.

[email protected]

mfh