La Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) adjudicó este lunes a OHLA y su subsidiaria Constructora de Proyectos Viales de México la construcción de un viaducto doble voladizo de 200 metros en el tramo tres del tren interurbano México-Toluca por un monto de 232 millones de pesos.

Dicha obra no estaba contemplada en el proyecto original y enlazará el puente atirantado manantial de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) con la estación Vasco de Quiroga (que se integró al proyecto durante la actual administración federal).

La propuesta económica de las dos empresas en donde los mayores accionistas son los hermanos mexicanos Luis y Mauricio Amodio (también dueños de CAABSA, que construye la mayor parte del tramo tres) fue la cuarta más baja, las seis que recibió la dependencia el pasado cuatro de noviembre.

Entre sus competidores estuvieron: la alianza La Peninsular Compañía Constructora (con quien Constructora de Proyectos Viales de México, entonces filial de la española OHL, se unió para construir el tramo uno del tren referido, el cual ya está terminado)-GAMI, Jaguar Ingenieros Constructores, el consorcio IDINSA-Prodemex-Aldesem, Citcocomex y Constructora Moyeda.

Las empresas ganadoras recibirán un anticipo del 30% del monto total del contrato que se deberá firmar el próximo seis de diciembre con el objetivo de que al día siguiente inicien la construcción y la terminen en un plazo no mayor a 365 días naturales. Para la supervisión de los trabajos, la SICT contrató a la dupla Ingeniería y Construcción 3G-Técnicas especializadas para la construcción.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx