La farmaceútica estadounidense Pfizer Inc acordó el martes poner fin a su acuerdo de 160,000 millones de dólares para adquirir al fabricante de Botox Allergan Plc, en una importante victoria para el presidente Barack Obama en su lucha por detener las fusiones de firmas para pagar menos impuestos.

NOTICIA: La fusión de Pfizer con Allergan, la más cuantiosa del 2015

La decisión de terminar con la mayor "reversión" de impuestos que se había intentado a la fecha, en la que Pfizer habría recortado su pago impositivo al trasladar su sede a Irlanda donde Allergan está registrada, ocurrió un día después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció nuevas reglas para frenar las reversiones.

Si bien estas nuevas normas no nombraban a Pfizer ni a Allergan, una de sus cláusulas apuntaba directamente a una característica específica de su fusión: el pasado de Allergan como gran comprador de otras empresas.

El fin del acuerdo permite al mandatario estadounidense adjudicarse una gran victoria en su último año de Gobierno.

El martes temprano, Obama calificó la evasión de impuestos mundial como un "problema enorme" e instó al Congreso a tomar medidas para evitar que las empresas de su país evadan impuestos mediante "reversiones" corporativas, que rebajan los pagos de impuestos de las compañías mediante su relocalización en el extranjero.

NOTICIA: Pfizer y Allergan se fusionan por 160,000 mdd

Pfizer y Allergan anunciarán la cancelación de su acuerdo el miércoles, dijo una fuente familiarizada con el asunto, que pidió no ser identificada antes de cualquier declaración oficial. Pfizer y Allergan declinaron hacer comentarios.

erp