México y Estados Unidos anunciaron este jueves que crearán un Grupo de Trabajo Bilateral en Cadenas de Suministro.

El acuerdo se concretó en Washington como parte de los trabajos del Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos (DEAN), en el que participaron altos funcionarios de los dos países.

De acuerdo con un comunicado conjunto de las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE), de Economía y de Hacienda y Crédito Público, el Grupo de Trabajo Bilateral en Cadenas de Suministro tendrá la función de identificar áreas de complementariedad en las cadenas nuevas y existentes, apegándose a los intereses de cada país.

A nivel mundial, las cadenas globales de suministro se afectaron por varios factores, entre ellos la carestía de chips semiconductores, problemas de logística por la pandemia de Covid-19, los aranceles aplicados por la guerra comercial entre Estados Unidos y China y el alza de los precios internacionales de las materias primas.

En general, el DEAN busca avanzar en las prioridades estratégicas económicas, sociales y comerciales que son centrales para el impulso del crecimiento económico regional, la creación de empleos, la inversión en la gente y la reducción de las desigualdades y la pobreza en todas sus dimensiones.

Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos en Washington DC. Foto EE: Cortesía Twitter @SRE_mx

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, ofrecieron un mensaje de bienvenida a medios, en el que destacaron la importancia de la cercanía de ambas administraciones, así como la visión estratégica compartida que México y Estados Unidos mantienen respecto de las prioridades para el desarrollo económico sustentable de la región americana.

Por su parte, la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier y la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, compartieron su visión en la que el DEAN se convierta en la plataforma que permita la recuperación económica pospandemia mediante el impulso de acciones prioritarias puntuales y de carácter bilateral, que partan de las coincidencias y que permitan sumar a los esfuerzos que ambos gobiernos realizan en el marco del T-MEC y los demás mecanismos de colaboración bilateral ya existentes.

Las secretarías presidieron la reunión en la que las delegaciones conversaron sobre los cuatro pilares acordados, los cuales enmarcan la visión estratégica que ambos países otorgarán a su relación económica durante los próximos años:

  • Reconstruir juntos
  • Promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica
  • Asegurar las herramientas para la prosperidad futura
  • Invertir en nuestro pueblo

Sobre el primer pilar, "Reconstruir juntos", México y Estados Unidos crearán un Grupo de Trabajo Bilateral en Cadenas de Suministro para identificar áreas de complementariedad en las cadenas nuevas y existentes, en aras de mantener su correcto funcionamiento ante posibles disrupciones, incrementar la competitividad, atraer líneas de producción de otras regiones en el mundo y reducir vulnerabilidades en sectores críticos, apegándose a los intereses de cada país.

También coincidieron en la importancia de contar con infraestructura fronteriza y procedimientos de facilitación comercial modernos, eficientes y seguros.

El segundo pilar, "Promover el desarrollo económico, social y sustentable en el sur de México y Centroamérica", fomentará que Estados Unidos brinde cooperación técnica para atender las causas estructurales de la emigración en el norte de Centroamérica.

Particularmente, colaborará con el Gobierno de México en los programas de Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro en la región.

Asimismo, las respectivas agencias de Estados Unidos implementarán actividades para desarrollar las cadenas de valor; por ejemplo, a través de la mejor vinculación entre productores agrícolas y consumidores o la creación de proyectos bancables que atraigan inversión privada. Ambos países colaborarán para fomentar el comercio y promover la inversión en proyectos productivos que fomenten el desarrollo regional.

Reconociendo la importancia de contar con un entorno digital seguro y fuerte, se acordó que el trabajo en torno al tercer pilar Asegurar las herramientas para la prosperidad futura se centre en mitigar las amenazas cibernéticas a las cadenas de suministro de manera coordinada y también mejorar el flujo de datos entre los dos países.

Ambos gobiernos comparten la prioridad de una economía más igualitaria, por lo que el cuarto pilar, "Invertir en nuestro pueblo", se enfocará en brindar a poblaciones vulnerables como mujeres, juventudes, indígenas y LGBTQ+ capacitación en las habilidades necesarias para que sean competitivas en la economía del siglo XXI.

Igualmente, conscientes que las pymes son la base de nuestra actividad económica, se colaborará para integrarlas en las cadenas regionales de valor.

La delegación mexicana estuvo integrada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier; el embajador de México en Estados Unidos Esteban Moctezuma y el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio.

Por parte de Estados Unidos los participantes fueron la vicepresidenta Kamala Harris; el secretario de Estado, Antony Blinken; la secretaria de Comercio, Gina Raimondo; el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; la representante comercial Katherine Tai; la administradora de USAID, Samantha Power; el embajador designado de Estados Unidos para México, Ken Salazar; y el subsecretario de Economía, Energía y Medioambiente, José Fernández.

Acuerdos en el marco del DEAN

México y Estados Unidos crearán un Grupo de Trabajo Bilateral en Cadenas de Suministro.

• Los dos países promoverán la competitividad económica entre Estados Unidos y México a través de la innovación y mejorando la infraestructura de puertos marítimos y cruces fronterizos terrestres, y una mejor comprensión y agilización de los flujos comerciales transfronterizos.

• Estados Unidos y México identificarán oportunidades complementarias y cooperativas para mejorar los medios de vida a través de la creación de empleos y oportunidades a corto, mediano y largo plazo en El Salvador, Honduras, Guatemala y el sur de México, aumentando su potencial comercial y estimulando la inversión.

• Estados Unidos y México apoyarán la compatibilidad regulatoria y la mitigación de riesgos en temas relacionados con tecnologías de información y comunicación, redes, ciberseguridad, telecomunicaciones e infraestructura, entre otros.

• También se enfocarán en brindar a poblaciones vulnerables como mujeres, juventudes, indígenas y LGBTQ+ capacitación en las habilidades necesarias para que sean competitivas en la economía del siglo XXI.

• Considerarán opciones para programas conjuntos de formación técnica y educación en todos los sectores prioritarios.

roberto.morales@eleconomista.mx

kg