México no ha logrado atraer mayores flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) originaria de China, a pesar de los beneficios mutuos que ambos países podría conseguir derivados de la tendencia del nearshore (deslocalización).

En 2019, México captó 85 millones de dólares de IED desde China, lo que representó 0.07% del total de las salidas de esas inversiones de China, las cuales sumaron 117,000 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

La tendencia no es diferente en lo que va de 2020. Este viernes el Ministerio de Comercio chino informó que, de enero a septiembre de 2020, la IED de China fue de 555,110 millones de yuanes (78,880 millones de dólares), 0.6% menos interanual.

Según los últimos datos de la Secretaría de Economía, México captó 129 millones de dólares en el primer semestre de 2020, igualmente una pequeña fracción de los flujos totales recibidos por el país (0.7 por ciento).

Graciela Márquez, secretaría de Economía, destacó que al gobierno mexicano le interesa la relocalización de plantas productivas de China y de otras partes del mundo.

“No solo nos interesa China, nos interesa Asia, nos interesa Europa; decir que solo nos interesa China incluso nos podría poner en un problema diplomático serio, y no es el tema, el tema es de una tendencia económica global”, dijo la funcionaria.

En 2019, México se colocó en la posición 14 entre los mayores captadores de IED en el mundo, con llegadas por 32,921 millones de dólares, a la vez que China se ubicó en el cuatro lugar entre los más grandes emisores de IED a nivel global, detrás de Japón (227,000 millones de dólares), Estados Unidos (125,000 millones) y Holanda (125,000 millones).

En China, en particular destaca el progreso constante de la cooperación en materia de inversiones con los países de la “Franja y la Ruta”. De enero a septiembre, la inversión directa no financiera de empresas chinas en países de la “Franja y la Ruta” fue de 13,020 millones de dólares, un aumento interanual de 29.7por ciento.

También ha habido un crecimiento significativo de la inversión extranjera originaria de China en algunas áreas. De enero a septiembre de 2020, la IED se destinó principalmente a los servicios de arrendamiento y a las empresas y las industrias manufacturera.

El Ministerio de Comercio chino agregó que hay muchos proyectos importantes nuevos de empresas de su país firmados para ejecutarse en el extranjero. De enero a septiembre de 2020, hubo 518 proyectos con contratos recién firmados por más de 50 millones de dólares, por un total de 124,880 millones de dólares. Entre ellos, hubo 301 proyectos con cientos de millones de dólares, un aumento de 10 con respecto al año anterior.

Por último, en el mismo periodo, el valor de los contratos recién firmados para proyectos de construcción en general, petroquímicos y de conservación de agua aumentó rápidamente. Entre ellos, el valor de estos contratos para la construcción fue de 35,930 millones de dólares, un aumento interanual de 31,8%; el valor de los contratos petroquímicos fue de 13,090 millones de dólares, un alza de 46.9%; y el valor de los contratos de construcción de conservación de agua fue de 3,840 millones, un avance interanual de 65.5 por ciento.

roberto.morales@eleconomista.mx