México cada día se convierte en un mercado de mayor auge para la industria del vino, detalla Stefano Maggiani, gerente de Exportaciones de la casa Tenuta Sette Ponti, por lo que Italia apuesta al mercado nacional exportando sus vinos de alta gama.

El Consejo Mexicano Vitivinícola (CMV) afirma que la producción del mercado del vino en el país a principios del 2012 fue de 60 millones de litros, de los cuales un entre 26% y 27% pertenece a casa productoras mexicanas, mientras que la cifra restante entre 71% y 74% se lo adjudican firmas extranjeras.

Ante dicho posicionamiento, casas productoras de otras naciones como la española Fuentes Pina, la argentina Trapiche y la italiana Tenuta Sette Ponti ven un potencial mercado para el negocio vitivinícola.

Según la CMV, el consumo de vino toma fuerza en el país, y cada vez más mexicanos destapan una botella de vino lo que se traduce en un consumo per cápita de 0.53 litros, que se prevé aumentará a 2 litros en los próximos años.

Aunque para Stefano Maggini, de la italiana Tenuta Sette Ponti, el comercio a granel no es por el momento su principal objetivo, y su apuesta la enfoca a un segmento de la población de nivel alto; en los próximos años podría modificar su estrategia en miras de comercializar su producto no sólo en restaurantes de lujo sino en bodegas especializadas en la venta de vinos y licores.

Con información de Alberto Moreno

RDS